18 de julio de 2013 / 10:50 p.m.

WASHINGTON — Los partidarios de una reforma migratoria de amplio alcance temen estar perdiendo la guerra de mensajes ante la opinión pública, por lo que consideran que para revertir esa situación se requiere una campaña en gran escala de grupos empresariales y otros simpatizantes vinculados a los republicanos en la cámara baja.

En momentos en que la Cámara de Representantes se encuentra en receso hasta septiembre, los que respaldan el proyecto de reforma a las leyes que regulan la inmigración consideran que el receso del Congreso durante todo agosto es crucial para su causa. Están haciendo planes para intentar asegurar que los partidarios de una reforma migratoria se hagan oír al mismo volumen que sus opositores cuando los legisladores regresen a sus distritos para participar en sesiones de preguntas y respuestas y otros eventos.

"Este es el hecho: no estamos ganando, así que tenemos que librar una campaña", dijo el jueves el senador republicano John McCain. "Como ustedes saben, hay muchos integrantes de la cámara baja que no quieren impulsar ningún proyecto de ley... queremos convencerlos de que cuando menos aprueben la norma, de forma que podamos conferenciar y trabajar juntos".

El proyecto para reformar las leyes que regulan la inmigración, una de las principales prioridades del presidente Barack Obama, ha estado en el limbo desde que el Senado aprobó el mes pasado una amplia propuesta de ley con cláusulas encaminadas a reforzar la seguridad en la frontera, requerir que los empleadores verifiquen el estatus legal de sus trabajadores, permitir que muchos trabajadores más ingresen al país legalmente, y a la larga ofrecer la ciudadanía a 11 millones de inmigrantes que se encuentran en el país sin autorización.

Muchos miembros de la mayoría republicana en la Cámara de Representantes se oponen a otorgar la ciudadanía a las personas que cruzaron la frontera sin permiso o se quedaron en el país luego de que vencieron sus visas de turista.

El presidente de la cámara baja, el republicano John Boehner, descartó que ese órgano legislativo vaya a someter a discusión el proyecto de ley aprobado en el Senado. En lugar de ello, ha declarado que la cámara baja avanzará paso a paso con una serie de proyectos de ley individuales, el primero de ellos sobre la seguridad fronteriza.

Aunque Boehner esperaba que la Cámara de Representantes actuara sobre la inmigración antes de agosto, esa meta ya no está a la vista. Reiteró el jueves que la cámara baja debe atender el tema, aunque sigue sin estar claro cuándo y cómo.

"La Cámara de Representantes va a hacer su trabajo, y vamos a hacer esto paso a paso, con sentido común", afirmó Boehner. "Porque da la impresión de que el pueblo estadounidense ya está harto de proyectos de ley de 1.300 páginas que nadie ha leído".

(AP)