23 de septiembre de 2013 / 03:04 p.m.

El presidente sirio criticó a las potencias occidentales por borrador de resolución de la ONU.

 

Pekin.- El presidente sirio, Bashar al-Assad, denunció a Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña por presentar un proyecto de resolución al Consejo de Seguridad de la ONU para colocar a las armas químicas de Siria bajo control internacional, diciendo que están luchando contra una "enemigo imaginario".

Assad, quien fue entrevistado por la televisión estatal CCTV de China en Damasco, la capital siria, dijo que no estaba preocupado por el proyecto de resolución y expresó que China y Rusia "asegurarán que cualquier excusa para una acción militar contra Siria no sea admitida".

Un artículo publicado en el sitio de internet de CCTV citó el lunes a Assad diciendo: "No estoy preocupado. Desde su independencia, Siria se ha comprometido con todos los tratados que ha firmado. Nosotros cumpliremos todo lo que hemos acordado".

"Y lo más importante, quiero decir, al presentar el borrador al Consejo de Seguridad de la ONU o al instar a Estados Unidos y Rusia a alcanzar un acuerdo, Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña están tratando de convertirse en los ganadores de una guerra contra una Siria que es su enemigo imaginario", declaró.

Rusia y Estados Unidos negociaron un acuerdo para poner las reservas de armas químicas de Assad bajo control internacional para evitar posibles ataques militares estadounidenses con lo que Washington buscaba castigar a Assad por un ataque con gas venenoso el mes pasado.

Washington ha acusado a las fuerzas de Assad por la ofensiva, que según afirma dejó más de 1.400 muertos. Assad culpó a los rebeldes que luchan para derrocarlo, diciendo que no tenía sentido que sus fuerzas utilizaran armas químicas cuando estaban ganando terreno y mientras los inspectores de armas químicas de la ONU se alojaban en el centro de Damasco.

En virtud del acuerdo ruso-estadounidense, Assad debe dar cuenta de sus arsenales de armas químicas en una semana y asegurar su destrucción para mediados del próximo año.

Los enviados de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU -Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Rusia y China- se reunieron el jueves pasado por tercer día consecutivo para discutir un proyecto de resolución que las potencias occidentales esperan que haga que el pacto sea legalmente vinculante.

Rusia, un aliado clave de Assad, no está contento con las referencia en el borrador a posibles medidas punitivas contra Siria en virtud del artículo 7 de la Carta de la ONU, que hace referencia a la autorización de la ONU para imponer sanciones y emplear la fuerza militar.

En la entrevista, Assad dijo que hombres armados podrían obstaculizar el acceso de los inspectores de armas químicas a los lugares donde las armas fueron almacenadas y hechas.

Y añadió: "Sabemos que estos terroristas están obedeciendo las órdenes de otros países y estos países hacen impulsar a estos terroristas a cometer actos que podrían llevar a que el Gobierno sirio sea acusado de obstaculizar este acuerdo".

Consultado sobre si Siria tenía muchas armas químicas, Assad dijo: "Siria ha estado fabricando armas químicas durante décadas, por lo que es normal que haya grandes cantidades en el país".

"Somos una nación en guerra, tenemos territorios que han sido ocupados por más de 40 años, pero en cualquier caso, el Ejército sirio está entrenado para combatir usando armas convencionales", agregó.

Dijo que las armas químicas fueron almacenadas "en condiciones especiales para prevenir que algún terrorista de otras fuerzas destructivas las manipule, es decir, fuerzas destructivas que podrían provenir de otros países".

"Así que no hay de qué preocuparse. Las armas químicas en Siria se encuentran en un lugar que es seguro y bajo el control del Ejército sirio", sostuvo.

Por otra parte, el ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, dijo al Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, que Pekín está dispuesto a enviar expertos para ayudar en el proceso de destrucción de armas químicas de Damasco, y reiteró que una solución política es la única manera de resolver la crisis en Siria.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), dijo el sábado que Siria había entregado información sobre su arsenal de armas químicas, cumpliendo el primer plazo de la operación de desarme.

Reuters