3 de octubre de 2013 / 11:18 p.m.

La policía comenzó la persecución y disparó contra el vehículo, que finalmente se detuvo cerca del Capitolio.

 

Washington.- Una dramática persecución policial desde la Casa Blanca al Capitolio en Washington desencadenó el jueves un tiroteo cerca del edificio legislativo que acabó con la vida de la mujer que conducía el automóvil.

Los disparos sacudieron a la capital de Estados Unidos tres semanas después de que 12 personas murieran y otras tres resultaran heridas en un tiroteo en una base naval a unos 2,4 kilómetros del Capitolio.

La mujer, que conducía un auto negro, embistió las barreras de seguridad cercanas a la Casa Blanca. Luego el auto, en el que aparentemente iba un niño, se dirigió hacia el Capitolio. La policía comenzó la persecución y disparó contra el vehículo, que finalmente se detuvo cerca del Capitolio.

La policía confirmó el fallecimiento de la mujer, pero no dio más detalles. "La sospechosa en el vehículo fue alcanzada por disparos y fue declarada muerta", dijo a periodistas la jefa de la policía de Washington, Cathy Lanier.

La Cámara de Representantes y el Senado estaban sesionando cuando se produjeron los disparos. El Gobierno de Estados Unidos está parcialmente paralizado esta semana debido a que los legisladores no alcanzaron un acuerdo sobre el presupuesto.

El Capitolio fue cerrado brevemente, pero fue reabierto poco antes de las 1900 GMT. A los turistas se les permitió ingresar a los terrenos del edificio.

 

Turistas asustados

La congresista Grace Meng dijo que a los legisladores les pidieron que se tiraran al piso de la Cámara de Representantes para protegerse. Afuera del edificio, los turistas estaban asustados.

"Estaba comiendo y escuché como cinco disparos y luego llegó un enjambre de patrullas policiales haciendo sonar sus sirenas", dijo Whit Dabney, de 13 años y quien escuchó los disparos a unas pocas cuadras del lugar.

En tanto, el testigo Travis Gilbert dijo que varios autos de la policía persiguieron a un auto negro a alta velocidad cerca del Capitolio.

"Fue una situación muy peligrosa", sostuvo Gilbert, quien destacó que el auto frenó en las afueras del Capitolio y que escuchó disparos.

Aparentemente la policía es responsable por todos los disparos. Fuentes de seguridad dijeron que la sospechosa no disparó ningún arma y destacaron que no había indicios de que tuviera alguna en el vehículo.

Un funcionario dijo que no había ninguna conexión aparente entre el hecho y el terrorismo, mientras que un oficial de la policía sostuvo que parecía un hecho aislado.

Un agente de policía que resultó herido en un choque como consecuencia de la persecución fue evacuado del lugar en un helicóptero Medevac, dijo la fuerza.

"Parece estar consciente y respirando, pero estamos siguiendo la situación", dijo la jefa de la policía del Capitolio, Kim Dine, "Hasta donde sabemos, ningún oficial fue impactado por disparos".

Dine dijo que se creía que había un niño en el auto de la sospechosa.

En el Senado, John McCain estaba instando a que el presidente Barack Obama y un grupo bipartidista de senadores comenzaran a negociar para poner fin al estancamiento político respecto a la paralización del Gobierno y el incremento del límite de endeudamiento.

La policía del Capitolio, declarado como personal "esencial", estaba de servicio pese a la paralización, aunque los efectivos no están cobrando su salario.

Obama estaba al tanto del incidente, dijo una fuente de la Casa Blanca que no dio más detalles.

Las medidas de seguridad cerca del Capitolio son férreas, pero ya se habían producido otros tiroteos en la zona.

En 1998, un hombre armado atacó un punto de control del edificio legislativo y mató a dos oficiales de policía en un tiroteo que obligó a turistas y peatones a buscar refugio.

El sospechoso, Russell Eugene Weston Jr., no fue acusado penalmente por su aparente inestabilidad mental.

Reuters