EVA GÁNDARA
5 de octubre de 2015 / 09:49 a.m.

Monterrey.- El grupo Pesado "giró" sus éxitos. La agrupación nicolaíta ofreció la noche del sábado un espectáculo de 360 grados que abarcó la gran mayoría de los cortes musicales que han promocionado a lo largo de sus más de dos décadas en la música.

No conformes con renovar su repertorio, los gruperos innovaron en su producción, echando la casa por la ventana al colocar el escenario en el centro del recinto, lo que le permitió al público sentirse un poco más cerca de sus ídolos.

SU APARICIÓN

Beto Zapata, Pepe Elizondo, Julio Tamez, Luis Mario Garza y Toño Pequeño aparecieron en la Arena Monterrey cuando las manecillas del reloj marcaron las 21: 35, luego de una breve introducción con sinfónica del tema "Ojalá que te mueras".

Los sonidos del espectáculo fueron desde las cumbias y norteñas hasta los vallenatos y baladas.

"Bienvenidos a esta gran noche, gracias a Dios por regalarnos este lindo día, estamos aquí para complacerlos, queremos dedicar esta espectáculo a todos nuestros amigos de pesado y en especial a mi esposa y mis padres que se encuentran aquí", fueron las primeras palabras de Mario Alberto, vocalista y acordeonista del grupo.

Temas como "Fácil y accesible", "Rezaré" y "No tengas miedo de llorar" completaron el primer set de canciones.

Ataviados en jeans y chaquetas de cuero negro, los artistas además de complacer a los asistentes se mantuvieron recorriendo el escenario, mismo que lució en formas circulares varias pantallas LED desde donde se transmitieron imágenes del concierto.

"Te voy a amar", "Beso a beso", "Mundo de amor", "Lástima me das", "Hoy dices ya no", "Aún te amo", completaron el repertorio del grupo que vale lo que pesa.

Sin embargo, el ambiente llegó hasta una hora después de haber iniciado el espectáculo cuando el cantante interpretó algunos temas de su álbum "Desde la cantina" como "Cielo azul cielo nublado" , "Abeja reina" y "Una página más", que anunciaban en el fin de la velada.

Veinte minutos después de la medianoche llegó la primera despedida del grupo, quienes ante los gritos eufóricos de los miles de asistentes no pudieron abandonar el lugar, sorprendiéndolos con un invitado especial.

LOS INVITADOS

La agrupación contó con la actuación especial de Los Ángeles Negros, con quienes cantaron dos temas entre ellos "Déjenme si estoy llorando".

Al filo de la una de la mañana fue otra despedida en vano, pues a Pesado aún le faltaba interpretar su más reciente éxito "Abrázame", por lo que la velada se alargó hasta altas horas de la madrugada.

Entre los asistentes al concierto estuvieron algunos famosos como el portero de los Rayados, Jonathan Orozco, algunos integrantes de La Leyenda con sus esposas, además de la familia de Beto Zapata y sus trillizos.