AP
17 de septiembre de 2016 / 04:14 p.m.

SAN SEBASTIAN, ESPAÑA.- Gael García Bernal reclamó que los países latinoamericanos, España y Portugal prioricen políticas culturales que favorezcan que las películas producidas en un país acaben viéndose en otros.

"Necesitamos que las películas que, por ejemplo, se hacen en México se vean en España y viceversa. Y así con el resto de países de la región", dijo García Bernal, recibió hoy en el Festival de San Sebastián el primer premio Jaeger Le-Coultre al cine latino.

El galardón pretende reconocer la contribución de García Bernal al cine hecho en Iberoamérica.

"Todos nuestros países están unidos, hay que olvidarse de cualquier idea de separación. El cine latino sigue muy verde y faltan muchos pasos a dar todavía", mencionó.

"Hoy en día Estados Unidos cada vez compra menos películas de otros países, lo que no ayuda a nuestro cine. Pero sí hay algo que no ha cambiado es la necesidad de que nuestras películas, las latinas, se vean en nuestras salas. Por eso digo que es necesario que haya políticas que promuevan la exhibición. Solo de esa forma vamos a crecer. El cine es un acto de fe", dijo.

García Bernal presentó junto al director chileno Pablo Larraín la última película de ambos, Neruda. Señaló que la razón fundamental por la que se dedica al cine es por sentirse en familia.

"La fraternidad que florece cuando acaba un rodaje es una sensación preciosa. Con Cuarón, Iñárritu, Del Toro. Cuando hago películas con ellos hay una camaradería, una sensación de ayudarse mutuamente que sirve para sobrevivir y mejorar en este mundo" quien cones.

El actor, que confesó que una de las facetas cinematográficas de las que más orgulloso se siente es haber impulsado el festival de cine documental Ambulante, recordó los cambios que ha vivido el cine desde que acudió por vez primera al evento de San Sebastián, en el año 2000, con la promoción de la película Amores Perros.

"La forma en la que se hacen las películas se ha democratizado mucho, ahora se cuentan historias y se hacen películas incluso con teléfonos móviles", mencionó.

"San Sebastián me fascina. Fue aquí, al ver el trasiego de cine, de actores y directores que traían sus películas desde Argentina, Brasil o la propia España, cuando me di cuenta de que quería dedicarme a esto. En realidad, yo lo del cine no lo tenía muy claro, sólo cuando hice mi tercera película empecé a darme cuenta de que quería seguir en este mundo", confesó.