25 de agosto de 2013 / 03:43 p.m.

Ante los miles de fieles que acudieron a la plaza de San Pedro del Vaticano al tradicional rezo del Ángelus dominical, Francisco invitó a "mantener siempre encendida la esperanza de paz".

 Ciudad del Vaticano • El papa Francisco pidió hoy a la comunidad internacional que se muestre "más sensible" ante la trágica situación que vive Siria y que "dedique todo su esfuerzo" a ayudar a encontrar una solución a una guerra "que siembra destrucción y muerte".

Francisco hizo este nuevo llamamiento de paz en Siria durante el tradicional rezo del Ángelus dominical, en el que subrayó que es la "capacidad de encuentro y diálogo" la que ofrece "una perspectiva de esperanza para resolver los problemas" y no "el enfrentamiento".

Ante los miles de fieles que acudieron a la plaza de San Pedro del Vaticano, invitó a "mantener siempre encendida la esperanza de paz" y expresó su cercanía en la oración y su solidaridad a todas las víctimas del conflicto sirio, en especial a los niños.

Afirmó que sigue la situación que atraviesa el país "con gran sufrimiento y preocupación" y lamentó "el aumento de la violencia en una guerra entre hermanos".

Señaló que "la multiplicación de las matanzas y los actos atroces, que todos hemos podido ver en las terribles imágenes de estos días" le empujan "una vez más a levantar la voz para que se ponga fin al ruido de las armas".

 — EFE