11 de marzo de 2013 / 02:16 p.m.

La fiscalía de Nápoles pidió hoy abrir un nuevo juicio contra el ex primer ministro, Silvio Berlusconi, al que acusó de corrupción porque presuntamente sobornó en 2006 a un senador para que quitara su apoyo al gobierno entonces encabezado por Romano Prodi.

Según confirmaron fuentes judiciales, la fiscalía solicitó abrir un proceso inmediato contra Berlusconi, el senador Sergio De Gregorio y el periodista Valter Lavitola, involucrados en el supuesto acto de corrupción.

Medios locales dijeron que las actas del caso fueron enviadas al juez de indagaciones preliminares del Tribunal de Nápoles, que deberá abrir el expediente y decidir si inicia el enésimo juicio contra Il Cavaliere.

Interrogado la semana pasada por los fiscales, De Gregorio confesó que fue sobornado con tres millones de euros para que en 2006 abandonara su partido Italia de los Valores y se pasara a las filas del Partido del Pueblo de la Libertad de Berlusconi.

El objetivo era el de quitar el apoyo parlamentario al gobierno de centroizquierda de Romano Prodi, que cayó hasta 2008 y para ello Il Cavaliere habría intentado corromper a otros parlamentarios, que recientemente declararon que rechazaron su oferta.

El ex primer ministro espera para este mes otras dos sentencias judiciales y la semana pasada fue condenado a 12 meses de cárcel acusado de revelación de secreto de oficio (porque en 2005 un diario de su propiedad publicó "escuchas" telefónicas bajo secreto de sumario).

Según la prensa, Berlusconi teme que los fiscales de Nápoles, Henry John Woodcock y Vincenzo Piscitelli, encargados del caso De Gregorio, emitan una orden de arresto en su contra, que sería presentada ante el Parlamento para que decida al respecto.

Il Cavaliere, en tanto, no se presentó este lunes a una audiencia ante el Tribunal de Milán del llamado proceso Ruby, en el que es acusado de concusión y prostitución de menor.La cita fue aplazada el viernes pasado, luego de que el ex jefe de gobierno fue internado en el hospital San Raffaele de Milán por una conjuntivitis.

De esa manera Berlusconi también evitó el sábado una audiencia del proceso en apelación en el que es imputado por fraude fiscal, aunque los jueces le enviaron una inspección médica, que determinó que no existían elementos para que no asistiera al aula del tribunal.

Este lunes los jueces le enviaron una segunda inspección médica, debido a su ausencia a la audiencia del proceso Ruby en la que la fiscal Ilda Boccassini debía pedir una condena en su contra.

El ex primer ministro había convocado para este lunes a sus seguidores a un mitín ante el Tribunal milanés para denunciar la supuesta "persecusión" judicial en su contra, pero al último momento anuló la protesta bajo el argumento de que tiene respeto por las instituciones.

Sin embargo, la prensa dijo que Il Cavaliere dio marcha atrás aparentemente porque el presidente Giorgio Napolitano criticó su iniciativa en un momento político delicado (debido a que no se ha podido formar el nuevo gobierno luego de que las elecciones de febrero ninguna fuerza obtuvo la mayoría absoluta en el Senado).

 — NOTIMEX