notimex  
2 de enero de 2017 / 07:48 p.m.

MÉXICO.- El joven cineasta Alberto Ordaz Vera recibió ofertas de las firmas de entretenimiento Sony y Netflix para hacer una serie y una película de su cortometraje HHL, el cual en 2016 obtuvo el premio ganador del Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror Mórbido.

"La verdad es algo que no me esperaba que gustara tanto. Me sorprendió mucho todo esto, porque primero en Sitges en una cena se me acercó un tipo que me dio su tarjeta y me dijo que le escribiera. Es un empresario tipo cazatalentos de Sony que me aseguró que se lo había enseñado a sus socios y que quería hacer una película.

"Mientras que de Netflix me llegó un correo electrónico que deseaban hacer una serie para la plataforma y querían que cediera los derechos del corto, la verdad estoy muy sorprendido, no creí que gustara tanto", relató el cineasta en entrevista con Notimex.

La historia distópica ronda en torno al tráfico de cerebros humanos que realiza una pareja de hermanos ayudados por su novia.

Ha llamado tanto la atención, que este año Ordaz Vera podría comenzar a desarrollarlo como guion de cine y hasta dirigirlo.

"Los de Sony quieren que yo desarrolle el guion y lo dirija, el presupuesto no es muy grande, aún no sé dónde se filmaría, si en México o en Estados Unidos, pero me encantaría que fuera en México, porque siempre he creído que aquí se hace muy buen cine, ese me emociona más; además, el presupuesto que tienen no es muy grande, por lo mismo me conviene más hacerlo acá", comentó.

HHL


El poblano, egresado de la carrera de Psicología en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y experto en criminología, señaló que su pasión siempre ha sido el cine y que hace algunos años conoció a Amat Escalante, a quien considera su maestro.

"Nadie menciona que estuve trabajando dos años en el Forense de Puebla, he abierto 176 cadáveres en mi vida, he visto cosas inimaginables y horribles, pero eso me da mucho material para escribir, soy muy quisquilloso en cuanto a efectos, sangre y heridas, y no me gusta que se vean falsas.

El realizador, quien en 2013 llegó con su primer cortometraje, El Viejo, al Festival de Cannes, mencionó que ahí conoció a Amat y le dijo que iban a abrir una escuela de cine en la Ciudad de México.

"Así que dejé todo y estuve de 2014-2015, cuando todo comenzó a moverse", añadió.

"Yo la verdad no quería hacer una película de este corto, pero salió la oportunidad y tampoco lo puedo rechazar, pero ya tengo un guion para un cortometraje sobre el género y otro sobre una historia de hombres lobo, que en realidad es una analogía de cómo duele crecer, de cuando el ser humano deja a un lado la inocencia y se vuelve un monstruo.

"Nos mandaron a inscribir el corto en competencia a los Arieles, estamos muy emocionados, ha sido un gran año (el 2016)", concluyó.