7 de febrero de 2013 / 02:13 p.m.

Un grupo de políticos y académicos de 18 países europeos hicieron hoy un llamamiento para que Argentina y el Reino Unido se sienten a negociar sobre la soberanía de las islas Malvinas, informó la embajada argentina en Londres.

Una delegación argentina, presidida por el canciller Héctor Timerman, concluyó hoy su visita de tres días al Reino Unido con una reunión con ""políticos, académicos, escritores y periodistas"" europeos que integran los llamados Grupos Europeos Pro Diálogo sobre la Cuestión Malvinas.

El texto firmado por esos grupos afirma que ""América Latina se ha opuesto a lo que considera la persistencia de un enclave colonial en la región y aboga por la pronta reanudación de las negociaciones"" con el Reino Unido.

""Argentina ha reiterado su compromiso con el diálogo y las Naciones Unidas continúan exhortando a ambas partes a reanudar las negociaciones. Todo sugiere que valdría la pena que el Reino Unido restablezca el diálogo que existía antes de 1982"", señala el texto.

Los intelectuales y políticos europeos recalcaron que ""el Gobierno del Reino Unido se niega a dialogar"" y que el Ejecutivo británico ""continúa realizando actividades unilaterales en el área de disputa en el Atlántico sur"", como la ""explotación de recursos naturales renovables y no renovables"".

Para los firmantes del llamamiento al diálogo, el Ejército británico ""ha convertido las islas Malvinas en una de las áreas más militarizadas del planeta"".

""América Latina es una zona de paz y la escalada militar británica es motivo de preocupación en todos los países de la región"", afirma el texto, según el cual ""desde el retorno de la democracia en diciembre de 1983, la Argentina no constituye una amenaza para el Reino Unido o las islas Malvinas"".

Acompañado por la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, Timerman negó hoy que su país actúe de manera "colonial" al reclamar la soberanía de las Malvinas y aseguró que el contencioso podría resolverse "fácilmente" si el Reino Unido respetara las resoluciones de la ONU.

Timerman negó hoy existencia institucional a la población de las Malvinas -Falklands para los británicos-, a quienes el Reino Unido desea integrar en cualquier discusión con Argentina sobre esas islas reivindicadas por ambos países.

""No existen los Falkland Islanders"" (isleños de las Falklands), afirmó tajante el ministro de Relaciones Exteriores en una rueda de prensa celebrada en la residencia de la embajadora argentina. "Existen los ciudadanos británicos que habitan las islas Malvinas", precisó.

Timerman explicó así su rechazo a mantener una reunión con su homólogo británico William Hague en Londres, condicionada por este último a la presencia de representantes del gobierno de las islas por las cuales ambos países libraron una corta pero sangrienta guerra en 1982.

El canciller argentino recordó que "las Naciones Unidas no reconocen a una tercera parte en el conflicto", sino únicamente al Reino Unido y a Argentina, y que "en más de 40 resoluciones" han llamado a estas dos partes a negociar una resolución pacífica de la disputa por el archipiélago del Atlántico Sur.

""Cuando (los británicos) reconozcan que hay dos partes, vamos a resolver el conflicto en mucho menos de 20 años"", declaró Timerman al día siguiente de haber dicho en una entrevista con la prensa local que las Malvinas -bajo control británico desde 1833- volverían a estar manos de Argentina en dos décadas.

""Por lo tanto, lo que estamos diciendo es que vamos a seguir esperando y vamos a seguir insistiendo en dialogar"", agregó.

El Reino Unido ha rechazado hasta ahora cualquier negociación con Argentina sobre el tema de la soberanía de las Malvinas, amparándose en el derecho de autodeterminación de los algo más de 2,500 isleños que en marzo celebrarán un referéndum para demostrar su apego al actual estatus político de Territorio de Ultramar del Reino Unido.

El gobierno de la presidenta argentina Cristina Kirchner ya ha anunciado que no reconocerá el resultado de esta consulta porque la considera ilegal. ""La ONU dice que la autodeterminación es para los pueblos nativos, no para los pobladores implantados, y también dice que la autodeterminación no puede dividir la integridad territorial de las naciones"", señaló Timerman.

En el Foreign Office, el ministro Hague se reunió hoy con dos representantes de la asamblea legislativa de las Malvinas, Dick Sawle y Jan Cheek, considerando una "lástima" que Timerman no pudiera asistir. Hague insistió en que la reunión no podría haberse producido sin representantes del archipiélago, ""especialmente debido a la actitud actual del gobierno argentino hacia los isleños"".

El tono entre el Reino Unido y Argentina subió desde que se inició una campaña de exploración petrolera en las islas en 2010 y desde entonces la tensión ha ido en aumento, con el bloqueo del acceso a los puertos de Mercosur a los barcos con pabellón de Malvinas, las presiones a los cruceros que hacen escala en las islas o las acciones contra las empresas implicadas en la búsqueda de hidrocarburos.

Timerman declaró en Londres que su país iba a seguir buscando "sancionar" a las petroleras que buscan hidrocarburos en el Atlántico Sur, y advirtió del "desastre ecológico" que esta podrían causar al trabajar en esa zona remota a miles de kilómetros de Londres sin la ayuda de Argentina.

""El Reino Unido será responsable de cualquier desastre ecológico que ocurra debido a la exploración ilegal de recursos argentinos en el Atlántico Sur"", señaló Timerman.

La soberanía de las islas Malvinas está en disputa desde enero de 1833, cuando fueron invadidas por tropas británicas que desalojaron a pobladores de Argentina. El 2 de abril de 1982 fuerzas argentinas ocuparon el archipiélago, con lo que se declaró la guerra.

— EFE