AP
14 de septiembre de 2016 / 09:04 a.m.

PUERTO RICO.- Un juez desestimó el martes una demanda por 3 millones de dólares interpuesta por una ex reina de belleza que fue despojada de su título por supuestos problemas de actitud y que buscaba que se le reinstalara como la representante de Puerto Rico en Miss Universo.

El juez de la Corte Suprema Eduardo Rebollo dijo en su fallo que el comportamiento de Kristhielee Caride violó los términos de su contrato con PR Crown Entertainment y que la compañía tenía el derecho de cortar relaciones.

"Su destitución estuvo justificada", escribió Rebollo.

El abogado de Caride, Ernie Cabán, insinuó en su cuenta de Twitter que el fallo fue discriminatorio debido al estatus social de Caride.

"Prevalece el poder ante las limitaciones de una reina de un residencial", escribió en la red social.

El fallo puso fin a un juicio de casi una semana que cautivó a los aficionados al certamen en una isla famosa por sus reinas de belleza. Algunos canales de televisión interrumpieron su programación regular para transmitir los testimonios.

Rebollo citó varios incidentes, entre ellos la negativa de Caride a que le alteraran el color de su cabello o su peinado; una entrevista con un periódico en la que da respuestas escuetas y donde admitió que no amaba los reflectores, así como su ausencia en un programa televisivo de entretenimiento en la que dijo que el pesado tránsito le impidió llegar al estudio.

Un patrocinador de calzado también se negó a trabajar con ella pese a que habían pagado por obtener el derecho a utilizar la imagen de Caride, ya que la consideraban un "riesgo" debido a su comportamiento, según el testimonio.

Desiree Lowry, directora nacional de Miss Universe Puerto Rico, testificó que le pidió a Caride contactar al reportero del periódico que publicó la entrevista para disculparse por su comportamiento.

"Ella me miró con una cara de, 'En serio tú me estás pidiendo eso''', testificó Lowry.

Además, Lowry testificó que Caride se rehusó a asistir al salón de belleza contratado por PR Crown Entertainment y en su lugar utilizó a su propio estilista.