28 de septiembre de 2013 / 10:01 p.m.

Chile.- El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció hoy que se mantiene el cierre del Penal Cordillera y el traslado de sus internos a otra cárcel, pese al suicidio del general retirado Odlanier Mena, uno de los condenados por violaciones a los derechos humanos recluido en ese lugar.

"La decisión tomada, a pesar de este trágico fallecimiento, no se va a ver alterada y se va a implementar en el momento oportuno", manifestó Piñera en una breve declaración realizada en el palacio de La Moneda.

El mandatario expresó públicamente sus "sinceras condolencias" a la familia del exdirector de la Central Nacional de Inteligencia (CNI), como esta mañana hizo en privado con Hernán Mena, hijo del general, quien actualmente se desempeña como embajador de Chile en Nicaragua.

"Hace dos días, tomé la decisión de cerrar el centro penitenciario Cordillera y trasladar a sus internos al centro penitenciario de Punta Peuco", recordó el mandatario.

"La razón, explicó, se fundamenta en principios y valores, como la igualdad ante la ley, la protección de la integridad y de la seguridad de los internos y también el buen funcionamiento de Gendarmería de Chile", la institución encargada de la custodia de los reclusos.

Odlanier Mena, quien fue director de la CNI durante el gobierno de Augusto Pinochet (1973-1990), era uno de los diez reos que iban a ser trasladados del lujoso penal Cordillera, en Santiago, a la cárcel de Punta Peuco, 35 kilómetros al norte de la capital chilena.

Pero el exjefe del organismo represor que sucedió a la temible Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) creada tras el golpe de Estado de Augusto Pincohet, se quitó la vida este sábado en su domicilio particular, donde se encontraba disfrutando de un permiso de salida los fines de semana.

El suicidio de Mena fue expuesto por los abogados que defienden a los represores de la dictadura encarcelados en el penal Cordillera como una circunstancia que obliga a dar marcha atrás en la decisión del Gobierno, algo que el presidente Piñera descartó rotundamente.

"En un país libre y democrático, donde rige el Estado de derecho, como es Chile, las responsabilidades penales son solos conocidas y juzgadas por los tribunales de justicia, y son ellos los que han tomado las decisiones respecto a las personas involucradas", precisó Piñera.

El mandatario chileno recordó que "las responsabilidades penales son siempre individuales y nunca institucionales".

"En consecuencia, la situación procesal que afecta a algunos exmiembros de nuestras fuerzas armadas y de orden en nada empaña ni en nada afecta al legítimo respaldo, apoyo y aprecio que este presidente y la inmensa mayoría de los chilenos sentimos por ellas", agregó.

EFE