8 de enero de 2013 / 02:19 p.m.

Caracas • El presidente de la Asamblea Nacional (parlamento) venezolano, Diosdado Cabello, llamó para el jueves, fecha prevista para la nueva toma de posesión de Hugo Chávez, a una gran concentración en esta capital con varios jefes de Estado de la región, pero declinó precisar si el mandatario, hospitalizado en Cuba, estará presente.

Cabello, número dos del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela, convocó en rueda de prensa en la sede partidaria a “"una gran concentración en Caracas el día 10 de enero frente al Palacio de Miraflores, apoyando a nuestro presidente de manera contundente"”.

Sentado a la derecha del vicepresidente Nicolás Maduro, Cabello añadió, sin dar nombres, que a la marcha acudirán varios presidentes “"amigos"”, que viajarán a Caracas para expresar su solidaridad con Chávez.

Por ahora, el único que ha confirmado es el presidente de Uruguay, José Mujica.

Cabello se negó a precisar si Chávez estará presente ese día. “"No descartamos absolutamente nada"”, dijo, y juró lealtad a presidente.

“"Nosotros los chavista hacemos lo que el pueblo diga, decidimos el 7 de octubre que el líder de la revolución sea el presidente para otro mandato y de ahí no nos va a sacar nadie"”, señaló.

“"El 10 de enero jamás se convertirá en un espacio para que la voluntad del pueblo sea violentada. No es el 10 de enero lo que establece que Chávez está en falta (asusencia). El que tenga dudas que vaya a las instancias correspondientes."”

Según el último parte oficial difundido el jueves, Chávez enfrenta una “"insuficiencia respiratoria"” luego de sufrir una “"severa infección pulmonar"”.

El gobierno ha indicado que Chávez puede asumir el nuevo mandato cuando esté en condiciones ante el Tribunal Supremo (TSJ) y que la fecha del 10 de enero es un “"formalismo"”.

La Carta Magna fija que el presidente debe tomar posesión el 10 de enero ante la Asamblea Nacional, pero ante una situación “"sobrevenida"” puede hacerlo ante el TSJ, aunque no fija fecha.

La opositora Mesa de la Unidad Democrática, cuyo candidato Henrique Capriles perdió ante Chávez, se reunió ayer por segundo día consecutivo, pero no emitió un comunicado oficial.

La Conferencia Episcopal Venezolana advirtió que la crisis ha puesto “"en juego el bien común del país y la defensa de la ética.

“"Alterar la Constitución para alcanzar un objetivo político es inaceptable"”, declaró Diego Padrón, presidente del organismo.

AGENCIAS