17 de junio de 2013 / 12:59 p.m.

 El presidente ruso Vladimir Putin rechazó las insinuaciones de que hurtó al dueño de los Patriots de Nueva Inglaterra un anillo del Super Bowl que está en exhibición en el Kremlin, aunque dijo estar dispuesto a enviarle otro anillo como regalo.

Putin emitió el domingo su posición mediante un portavoz luego de difundirse un artículo en el periódico New York Post que cita afirmaciones de Robert Kraft, el propietario del equipo, durante una gala de premiación efectuada el jueves en el hotel Waldorf-Astoria.

""Saqué el anillo y se lo enseñé (a Putin). Se lo puso y dice: 'Puedo matar a alguien"" con él, dijo Kraft, según lo citó el Post. ""Extendí mi mano y él metió el anillo en su bolsillo, y tres tipos de la KGB lo rodearon y se marcharon"".

El anillo de campeón de la NFL, que tiene diamantes incrustados y está valuado en unos 25 mil dólares, cambió de manos en 2005 cuando Kraft visitaba San Petersburgo, Rusia, con una delegación de empresarios estadounidenses que se reunió con Putin. En aquel entonces, Kraft dijo que había obsequiado el anillo al mandatario ruso.

Sin embargo, en el texto del Post, el empresario afirmó durante la gala por la entrega de la Medalla de la Excelencia del Carnegie Hall que él tenía un "vínculo emocional con el anillo" y quería que se lo devolvieran, pero que la Casa Blanca intervino y afirmó que convenía a los intereses de las relaciones entre Estados Unidos y Rusia decir que fue obsequiado.

Putin llegó el domingo a Londres para reunirse con el primer ministro británico David Cameron. Entonces los periodistas le hicieron una pregunta sobre el artículo del Post a Dmitry Peskov, portavoz del presidente ruso.

""En 2005, yo estaba de pie detrás del presidente y vi cómo el anillo le fue entregado. Creo que toda esa conversación de que se ejerció un tipo de presión sobre él (Kraft) debería ser tema de un diálogo detallado con psicoanalistas"", manifestó Peskov a The Associated Press.

""Al mismo tiempo, estoy consciente de que este caballero (Kraft) está sintiendo un dolor terrible por la pérdida de 2005"", afirmó Peskov. ""El presidente estará dispuesto a enviarle de obsequio otro anillo, que él (Putin) puede comprarle de su propio dinero"".

Stacey James, portavoz del Grupo Kraft, el consorcio de las empresas de Kraft, incluidos los Patriots, dijo el domingo que el artículo del Post no debería tomarse muy en serio.

""Se trata de un artículo de humor, anecdótico, que Robert suele contar de nuevo para que cause risa"", dijo James en un comunicado.

""(Kraft) está encantado de que ese anillo esté en el Kremlin, y como lo afirmó en 2005, mantiene un gran respeto por Rusia y el liderazgo del presidente Putin. En particular, él atribuye al presidente Putin la modernización de la economía rusa"", afirmó.

""Un beneficio adicional de la atención que esta historia generó hace ocho años fue la creación de algunos clubes de aficionados de los Patriots en Rusia"", agregó el texto.

AP