18 de septiembre de 2014 / 06:21 a.m.

Monterrey.- La segunda fecha del concierto de Miley Cyrus se llegó, los fans desde temprana hora comienzan a llegar a la Arena Monterrey para ver a su artista favorita. En la fila hay desde niñas peinadas con las famosas dos 'cebollitas' características de Miley; adolescentes disfrazados como ella y hasta personas de la tercera edad.

El tiempo transcurre y la gente sigue llegando, pero no la suficiente para llenar el lugar. Algunos se ocupan comprando accesorios o camisetas con la imagen de la rubia; otros comprando sus respectivas palomitas y bebidas, todos se preparan para disfrutar del show.

El reloj marca las 20:54 horas  y la Arena Monterrey está a medio llenar. Las luces se apagan para dar inicio al concierto. 'SMS Bangerz' es el tema con el que abre el concierto y con el que los fans lanzan sus primeros gritos.

Sin ningún atrevimiento en su presentación, sigue el repertorio de temas como '4X4', 'Love, Money, Party' y 'Maybe You're Right', y al finalizar éste último, la cantante nacida en Nashville, Tennessee, se da el tiempo para agradecer a sus fans por haber acudido a su segunda fecha en la ciudad y hasta asegura que está dispuesta a dar el doble de energía esta noche, pero hasta ahora su actuación dice  lo contrario, con la mitad del público que la acompañó la noche anterior.

Acompañada de siete músicos, de una escenografía escasa en comparación con la de sus presentaciones en Estados Unidos y Europa, la ex Hanna Montana sigue cantando 'Fu', y los fans se dejan ver lanzando al escenario un boxer  diseñado de manera muy peculiar con unas cuantas estrellas y el número 69 en la parte de enfrente. Polémica como siempre, Miley no duda ni un momento en ponérselo mientras sigue cantando.

Un poco más de fanáticos llegaron al lugar, mientras Cyrus sorprende a sus fans con sus ya conocidos outfits en colores poco discretos, desde un naranja fosforescente, hasta otro multicolor con algunas barbas cayendo por sus brazos.

Alrededor de las 21:40 horas, llega el turno del momento romántico y tranquilo de la noche. La cantante luce ahora una chamarra con la imagen de su perro que hace algunos meses falleció, y concentrada inicia a interpretar 'Adore You', acompañada de sus fans.

Hasta ahora la energía, a comparación de sus ya conocidas presentaciones, es menor, por lo que los presentes empiezan a gritar para que la rubia escupa agua al público. A diferencia de su concierto de una noche anterior, esta vez no pide permiso para hacerlo, simplemente toma y avienta el líquido de su boca. Los fans están extasiados por haber recibido agua desde la boca de su ídola.

La polémica parecía acercarse. Es el turno del tema '23', canción en la que en la presentación del martes, la estrella del pop uso como látigo la bandera de México. Esta vez  la también actriz, no recibe tal ‘regalo’ de los fan, simplemente baila con su singular 'twerk', acompañada de su equipo de bailarines.

Sin mayor sorpresa, el final se acerca, pero el público pide más. Entonces canciones como 'On my Own', 'Someone Else' y 'We Can't Stop' alargan el repertorio del espectáculo.

Bastan que las primeras notas de 'Wrecking Ball'  para que el público por fin estalle de emoción y corean a una sola voz el tema. Poco les importa que Cyrus olvida la segunda estrofa de la letra. Sin duda alguna, ésta es la canción más esperada de la noche.

El reloj marca las: 22:33 horas y la estrella comienza a despedirse, no sin antes agradecer a los asistentes por ir a su concierto, pero ellos no están satisfechos y gritan: "Miley, Miley, Miley". La rubia regresa al escenario para ahora sí, finalizar el show con el tema 'Party In the USA' en medio de una lluvia de  colores, bailarines ondeando de manera correcta dos banderas de México y con un arcoiris inflable.

Es así como en punto de las 22:40 horas y después de una hora con 50 minutos, la rebelde y famosa reina del 'twerk' dice adiós con una gran sonrisa y deja el escenario después de haber cumplido con su segundo concierto en nuestra ciudad.

FOTOS: Leonel Rocha y Diego Treviño

DIEGO TREVIÑO