27 de abril de 2013 / 12:48 a.m.

Río de Janeiro • La Policía Militarizada de Río de Janeiro realizó hoy una nueva operación de retirada de indígenas y manifestantes que habían retornado al desalojado Museo del Indio, un antiguo edificio que será reformado para las obras del Mundial de Fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Según informó el Batallón de Operaciones Especiales (Bope) en su perfil de Twitter, cinco indios y una decena de manifestantes entraron en el edificio que será demolido. "No fue necesario el uso de la fuerza y con la llegada de los policías, las personas fueron conducidas hasta la Comisaría de la Praça da Bandeira", publicó el batallón especializado, que utilizó gases lacrimógenos para dispersar al grupo.

El Museo del Indio, un local de mediados del siglo XIX que estaba desactivado desde 1978, fue desocupado el pasado 22 de marzo en medio de fuertes protestas por los 35 indígenas que vivían allí desde hacía ocho años y reclamaban el derecho de posesión. Algunos indios fueron acomodados en albergues y otros ocuparon la actual sede del Museo del Indio, en el turístico barrio de Botafogo.

Antes de invadir el predio, los indios y los manifestantes habían bloqueado la Radial Oeste, una de las arterias viales de Río de Janeiro y que pasa al lado del Maracaná, estadio que se reinaugurará mañana tras una reforma integral salpicada de retrasos, huelgas y protestas.

El templo del fútbol brasileño, que será sede de varios partidos y de las finales de la Copa Confederaciones de junio y el Mundial del próximo año, abrirá sus puertas con un partido entre "amigos" de los astros retirados Ronaldo y Bebeto al que asistirá la jefa de Estado, Dilma Rousseff, y unos 27,500 invitados.

EFE