AP
16 de mayo de 2016 / 03:53 p.m.

Chicago.- La policía del área de Chicago dijo que encontró a la cantante irlandesa Sinead O'Connor a salvo, tras haberse reportado que salió a dar un paseo en bicicleta el domingo por la mañana en un suburbio al norte de la ciudad y no había regresado.

O'Connor ya no es considerada una persona desaparecida. Las autoridades no difundieron más detalles.

Al parecer O'Connor había salido de Wilmette alrededor de las 6 a.m. y la policía recibió una llamada de alguien expresando preocupación luego que no regresó, el jefe de policía Michael Robinson había dicho en un comunicado. No estaba claro por qué se encontraba en Wilmette, un suburbio de clase alta a unos 24 kilómetros (15 millas) al norte de Chicago a lo largo del Lago de Michigan.

O'Connor alcanzó la fama internacional en 1990 con la exitosa balada "Nothing Compares 2 U", compuesta por Prince. La cantautora, talentosa pero afligida de problemas, es conocida tanto por su voz fiera y expresiva como su cabeza rapada y sus fuertes críticas a la Iglesia católica y otras instituciones.

Paradigm Talent Agency, la agencia que la representa, declinó hacer comentarios a The Associated Press el lunes. Su publicista no respondió de inmediato un mensaje.

O'Connor fue demandada este mes por el comediante Arsenio Hall por un mensaje en Facebook en el que decía que los investigadores que buscan información sobre el suplidor de drogas usadas por Prince debían interrogar a Hall. También acusó al comediante de drogarla. La demanda busca una compensación de 5 millones de dólares.

En noviembre, O'Connor publicó un mensaje en Facebook diciendo que consumió una sobredosis en un hotel en Irlanda; la policía irlandesa luego dijo que fue encontrada a salvo. Al mes siguiente, escribió en Facebook que había sido internada en un hospital para una evaluación psiquiátrica.

O'Connor, a quien se le diagnosticó desorden bipolar hace más de una década, también ha hablado abiertamente de sus problemas psiquiátricos. En el 2007 le dijo a Oprah Winfrey que antes de su diagnóstico lidió con pensamientos suicidas y miedos abrumadores. Dijo que los medicamentos la habían ayudado a encontrar más equilibrio, pero que "es un trabajo en construcción".