31 de diciembre de 2013 / 11:19 p.m.

 

Denver.- La policía destinó patrullas extra para los alrededores de las tiendas de marihuana en ocho ciudades de Colorado que planean vender la droga para uso recreativo a cualquier persona mayor de 21 años a partir del 1 de enero.

Las autoridades en el Aeropuerto Internacional de Denver instalaron nuevos letreros advirtiendo a los visitantes que no se pueden llevar recuerditos de la yerba a casa.

Y en varias tiendas, los propietarios corrían para planear las celebraciones, preparar cafeteras y comida, así como contratar seguridad extra para las posibles multitudes e incluso posibles campistas fuera de sus tiendas que estén interesados en comprar hasta una onza (28 gramos) de marihuana legal.

Aunque fumar marihuana ha sido legal en Colorado el último año, el llamado Miércoles Verde (Green Wednesday) representa otro momento histórico para las décadas de movimiento por la legalización de la droga, es la develación de la primera industria legal de marihuana en el país.

"Puede ser una locura o puede que no haya nadie ¿quién sabe? Nadie ha hecho esto antes", dijo Robin Hackett, gerente de BotanaCare en Northglenn, un suburbio de Denver, que planeaba tener un DJ para recibir a los compradores.

Los preparativos para las ventas al consumidor comenzaron hace más de un año, poco después de que los votantes de Colorado aprobaron en 2012 la venta legal de marihuana para uso recreativo. El estado de Washington tiene su propia versión de la ley que se planea poner en vigor a mediados de 2014.

Los activistas de la marihuana, que han pedido la legalización por años como una alternativa contra la costosa guerra contra las drogas argumentaron que generaría ingresos al estado y ahorraría dinero al no encarcelar a los consumidores y vendedores.

A pesar de esto, establecer regulación, impuestos y vigilancia para una droga que nunca ha sido controlada antes requirió tiempo.

Colorado preparó un elaborado sistema de rastreo para las plantas, para tratar de evitar que lleguen al mercado negro y los reguladores crearon requisitos de empaque, etiquetado y pruebas, junto con límites de potencia para la droga que se puede vender.

El Departamento de Justicia federal fijó ocho prioridades para la regulación de la marihuana, que piden que los estados mantengan la droga lejos de los menores de edad, los cárteles de las drogas, la propiedad federal y otros estados, para evitar redadas federales en su territorio. La marihuana sigue siendo ilegal bajo la ley federal de Estados Unidos.

Con las patrullas de policía adicionales, los letreros en el aeropuerto y otras medidas, las autoridades en Colorado esperan que tengan suficientes precauciones para evitar problemas de salud pública y seguridad al abrir las tiendas.

Pero aun así confesaron ansiedad sobre la apertura de la venta para uso recreativo.

"Entendemos que Colorado está bajo la lupa", dijo a reporteros Jack Finlaw, abogado del gobernador John Hickenlooper y supervisor de un importante grupo de trabajo para crear leyes sobre marihuana.

Al igual que Colorado decenas de estados de la unión estadounidense y países extranjeros consideran cambiar sus leyes sobre la marihuana.

Desde las votaciones en Colorado y Washington, Uruguay se convirtió el primer país en regular la marihuana a nivel federal. En Estados Unidos varias municipalidades, incluyendo a Portland, Maine, han reducido las penas para la posesión de cantidades pequeñas de la droga.

Los críticos temen que cambiar el enfoque mundial sobre la marihuana es igual a encaminar a Colorado y otros lugares a serios problemas de salud.

"Este movimiento en las políticas públicas básicamente está en conflicto con la meta de dar una mayor salud mental y salud pública", dijo Patrick Kennedy, ex congresista de Rhode Island y presidente de Smart Approaches to Marijuana, un grupo que se opone a la legalización.

AP