7 de febrero de 2013 / 01:36 a.m.

Guatemala • Las fuerzas de seguridad de Guatemala destruyeron 248 millones de plantas de amapola que, según las autoridades, campesinos pobres cultivaban en terrenos ubicados en la zona fronteriza con México obligados por narcotraficantes, informaron hoy fuentes oficiales.

El Ministerio guatemalteco del Interior dijo en un comunicado que la erradicación de las plantaciones fue realizada durante un operativo de tres días adelantado por agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) con la colaboración de miembros del Ejército y fiscales del Ministerio Público.

Según esa cartera, las plantas erradicadas se encontraban sembradas en un área de 242 manzanas (169.4 hectáreas) de terreno de siete comunidades de la población de Tajumulco, departamento de San Marcos, fronterizo con México, unos 280 kilómetros al noroeste de la capital guatemalteca.

El ministro guatemalteco del Interior, Mauricio López Bonilla, en declaraciones a los periodistas dijo que los operativos "forman parte del plan encaminado a la destrucción de este tipo de siembras", primera fase de un programa de "cultivos sustitutos" para los campesinos pobres.

"Vamos a llevar a cabo este año un primer plan piloto denominado cultivos sustitutos, el cual es aplicado en Bolivia y Colombia, pues pretende que estas poblaciones de agricultores cambien la manera de realizar su actividad económica en materia de siembras", señaló el funcionario.

Según las autoridades, grupos de narcotraficantes obligan a los campesinos a sembrar amapola en sus pequeñas parcelas, la cual les pagan a bajo precio y luego utilizan como base para la elaboración de la heroína.

EFE