30 de diciembre de 2013 / 02:43 p.m.

Brasil.- El gobierno brasileño desplazó tropas de la Fuerza Nacional de Seguridad y el Ejército para resguardar una comunidad indígena amazónica de potenciales amenazas de hacendados locales, informaron el lunes las autoridades.

Un portavoz del Ministerio de Defensa dijo a The Associated Press que las tropas fueron enviadas para apoyar a la policía del estado de Amazonas a proteger a comunidad Tenharim luego de que hacendados de la zona incendiaron la semana pasada una oficina y varios vehículos de la gubernamental Fundación Nacional del Indio. El ministerio no reveló el número de efectivos enviados a la zona por motivos de seguridad.

Los hacendados provocaron los incendios en protesta por la desaparición de tres pobladores de la localidad de Humaitá, en el sur del estado de Amazonas, y acusaron a los indígenas de actuar en venganza por el asesinato de un cacique de la reserva Tenharim el 3 de diciembre.

Los indígenas niegan hacer secuestrado a los tres pobladores de Humaitá, al tiempo que la policía argumentó que el dirigente indígena murió en un accidente de motocicleta.

Ante los actos de violencia, un tribunal federal ordenó la noche del sábado que el gobierno adopte medidas para resguardar a la comunidad autóctona. Según el Ministerio de Justicia, la disposición fue acatada con el envío de tropas de la Fuerza Nacional de Seguridad y del Ejército, junto a la Policía Militar de Amazonas.

Por su parte, el Consejo Indigenista Misionero, adscrito a la Iglesia Católica, también pidió acciones para asegurar el bienestar de las poblaciones indígenas de la región de Humaitá y exigió investigar las circunstancias que causaron la muerte del cacique Ivan Tenharim.

Un comunicado del Consejo destacó al cacique muerto como "un incansable opositor a la invasión practicada por madereros en tierras indígenas" que ayudó a los órganos públicos y a cerrar varios aserraderos que operaban ilegalmente en la región.

La disputa por la tierra es una de las principales fuentes de violencia en Brasil y los territorios indígenas en especial han sido centro de disputas entre indígenas y agricultores, especialmente en la Amazonia, el bosque húmedo que ocupa el norte del país.

AP