AP
26 de septiembre de 2013 / 11:31 p.m.

Naciones Unidas.— Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU llegaron el jueves a un acuerdo sobre una resolución para eliminar el arsenal químico de Siria, dijeron diplomáticos británicos y estadounidenses, y el consejo se iba a reunir para discutirlo el jueves por la noche.

El acuerdo por los cinco miembros con derecho a veto en el Consejo, cuyas diferencias han impedido acciones concretas sobre Siria, representa un importante avance en las gestiones para lidiar con el conflicto civil de dos años y medio, que ha matado a más de 100.000 personas.

El embajador británico Mark Lyall Grant dijo por Twitter que Gran Bretaña, Francia, Estados Unidos, Rusia y China acordaron un "proyecto... de resolución vinculante y obligatoria". Añadió que Gran Bretaña presentará el proyecto a los otros 10 miembros del consejo en las próximas horas.

Estados Unidos y Rusia estaban enfrentados sobre la manera de obligar al cumplimiento de la resolución, pero el canciller ruso Serguei Lavrov y la embajadora estadounidense en la ONU Samantha Power confirmaron que los últimos obstáculos habían sido superados.

En Twitter, Power dijo que el proyecto de resolución establece que las armas químicas de Siria son "una amenaza a la paz y la seguridad internacionales y crea una nueva norma contra el uso de armas químicas".

Diplomáticos de la ONU dijeron que sería la primera resolución de cumplimiento obligatorio sobre el conflicto de Siria si es aprobada, algo que ahora parece virtualmente asegurado.

El secretario de Estado norteamericano John Kerry y el canciller ruso Lavrov se reunieron apresuradamente a puertas cerradas el jueves por la tarde en la ONU, y poco después se anunció el acuerdo.

El acuerdo se produce un día después de que un día después que el vicecanciller ruso dijo que las negociaciones superaron un gran obstáculo y que convinieron que la resolución incluya una referencia al Capítulo 7 de la Carta de la ONU, que permite acciones militares y no militares para promover la paz y la seguridad.

En Moscú, el vicecanciller Serguei Ryabkov ofreció proveer tropas para proteger las instalaciones en las que se destruirían las armas químicas sirias.

La intensa actividad diplomática es respuesta a un ataque del 21 de agosto con gases venenosos que mató a centenares de civiles en un suburbio de Damasco, y a la amenaza del presidente estadounidense Barack Obama de atacar Siria como castigo.

Después que Kerry dijo que el presidente sirio Bashar Assad podía evitar una acción militar estadounidense entregando "hasta la última pieza de sus armas químicas" a control internacional en el término de una semana, el gobierno de Assad y Rusia, su aliado más importante, accedieron rápidamente a una amplia propuesta.

El gobierno de Assad aceptó rápidamente la propuesta inicial, pero ha habido duras negociaciones sobre cómo deberá destruirse el arsenal químico.