2 de agosto de 2013 / 12:58 a.m.

 Santo Domingo, Rep. Dominicana • El Partido Revolucionario Dominicano (PRD), el principal de oposición, pareció hoy hundirse más en un proceso de división cuando sus dos principales líderes celebraron reuniones por separado de seguidores en las que volvieron a reiterar que cada uno de ellos tienen la razón en sus planteamientos.

El ex presidente dominicano Hipólito Mejía lidera una de las facciones de esa formación que tiene en el otro extremo al presidente del PRD, Miguel Vargas, quien fuera su ministro de Obras Públicas durante los cuatro años de su mandato (2000-2004).

Mejía, quien fue expulsado del PRD luego de un juicio sumario por supuestos actos de indisciplina, dijo ante centenares de sus correligionarios que para sacarlo de ese partido "hay que tener calidad moral, pantalones y valor".

El ex gobernante reiteró, en ese sentido, la supuesta traición que dijo ser víctima de Vargas cuando este no hizo campaña a su favor durante el proceso electoral de mayo de 2012, que culminó con el triunfo del presidente dominicano, Danilo Medina, del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

Además, afirma que Vargas es un "aliado" del oficialismo que le utiliza para profundizar la división partidaria y así lograr imponer sus políticas al país sin prácticamente oposición alguna.

La facción de Mejía, que reúne a la mayoría de los principales dirigentes del PRD, asegura una y otra vez que el mandato de Vargas ya cesó, pues fue elegido para un período de cuatro años que comenzó el 19 de julio de 2009.

En ese orden, consideran su liderazgo "ilegal e ilegítimo", y anunciaron que el 27 de octubre próximo realizarán una convención para elegir a las nuevas autoridades del más antiguo partido político dominicano.

Vargas, sin embargo, rechaza todas esas acusaciones y horas antes de la reunión de Mejía y su grupo convocó a sus seguidores para elegir a Peggy Cabral, viuda del ex líder del PRD, José Francisco Peña Gómez, como presidenta en funciones del partido.

Asimismo, se eligió al alcalde Junior Santos, como secretario general interino y al exsenador Aníbal García Duvergé, como secretario de organización, también de manera transitoria. Esa convocatoria de Vargas fue avalada por el Tribunal Superior Electoral (TSE) dominicano, que rechazó un recurso de amparo de Mejía para evitar la reunión de su rival político.

Mejía ha acudido una y otra vez a las instancias electorales locales, siendo desfavorecido en cada una de esas ocasiones.

 — EFE