20 de abril de 2013 / 03:36 p.m.

 Beirut • El primer ministro libanés designado, Tamam Salam, ha afirmado que prefiere dimitir a que los grupos políticos le impongan un Gobierno que fracase por divisiones internas en cuanto se encuentre con el primer problema.

En una entrevista publicada hoy en el diario As Safir, afirma: "Rechazo formar un Gabinete que no sea capaz de superar el primer obstáculo, prefiero renunciar antes que fracasar en mi misión".

Salam, que fue designado el 6 de abril, insistió en que quiere formar un Ejecutivo de "interés nacional", cuyos ministros no sean miembros de partidos o grupos políticos, aunque sean simpatizantes.

Tampoco desea que los integrantes de su Gobierno se presenten como candidatos a las elecciones legislativas, previstas para el 16 de junio, ya que su misión será organizarlas.

"Estoy dispuesto a mantener consultas con todos los grupos y escuchar sus puntos de vista -agregó Salam-. Soy una persona de consenso y todos los saben".

Aun así, advirtió de que no tiene intención de convocar a cada grupo o personalidad por separado, como sus antecesores, "para evitar entrar en el bazar de las distribuciones de carteras (ministeriales), lo que llevaría a un Gobierno sin armonía, cuyos ministros discreparían en la primera sesión".

Los dos principales bloques políticos, las Fuerzas del 8 de Marzo (prosirio) y del 14 de Marzo (antisirio), mantienen posturas encontradas respecto a la formación del Ejecutivo, ya que los primeros exigen que sea político, mientras que lo segundos neutral.

El Gabinete precedente, de Nayib Mikati, tuvo que dimitir el 22 de marzo por divergencias entre sus miembros.

 — EFE