24 de abril de 2013 / 01:49 p.m.

Tokio • Japón y China preparan una reunión de altos cargos de Defensa en un intento por rebajar las tensiones entre ambos países, disparadas en los últimos días por la soberanía del disputado territorio de las islas Senkaku/Diaoyu.

"Estamos organizando el encuentro. Es cierto que Japón está en conversaciones con China", aseguró hoy el ministro portavoz de Japón Yoshihide Suga, en declaraciones recogidas por la agencia Kyodo.

La reunión de alto nivel, que podría organizarse este mes, podría llevar a ambas potencias establecer canales de comunicación de emergencia para prevenir fricciones que desborden la tensión marítima en el disputado archipiélago.

En ese sentido, ocho buques entraron ayer en aguas de las Senkaku, administradas de facto por Japón, lo que provocó las maniobras disuasorias de la Guardia Costera nipona y la queja formal de ambos países.

La tensión, además, llegó después de que Japón elevara la tensión con la visita de algunas autoridades del Gobierno al polémico santuario tokiota de Yasukuni, considerado en la región como símbolo de la opresión japonesa durante la primera mitad del siglo XX.

La visita a Yasukuni, que rinde homenaje a los millones de caídos de Japón durante conflictos armados entre 1853 y 1945 y a 14 notorios criminales de la II Guerra Mundial, provocó también la cancelación del viaje del canciller surcoreano, Yun Byung-se, a Tokio y la protesta de China.

"China sigue siendo un importante vecino para Japón", detalló Suga, que consideró que Tokio con Pekín siempre "ha mantenido una postura de mejorar las relaciones desde una perspectiva amplía".

Suga además se mostró esperanzado porque los problemas generados con la visita de los parlamentarios a Yasukuni no enturbiará las relaciones con la segunda economía del mundo, primer destino comercial nipón.

EFE