3 de noviembre de 2013 / 10:21 p.m.

El Cairo.- Mohamed Mursi, el primer presidente democráticamente electo de Egipto, será sometido a juicio el lunes en medio de una fuerte represión que ha devastado a su movimiento Hermanos Musulmanes y generado preocupaciones de que un Gobierno apoyado por el Ejército está imponiendo de nuevo un estado policial.

Mursi, quien fue derrocado por el Ejército el 3 de julio luego de masivas protestas contra su Gobierno, aparecería en una corte en la misma academia policial de El Cairo donde el autócrata Hosni Mubarak será sometido a juicio luego de su destitución en el 2011.

El popular levantamiento que derrocó a Mubarak generó expectativas de que los egipcios podrían acabar con el control del poder por parte de los militares.

No obstante, los generales han vuelto al mando, para consternación de los aliados occidentales que esperaban que la transición democrática de Egipto fuese tranquila.

Mursi, que ha estado detenido en un lugar secreto desde que fuera destituido tras sólo un año en el poder, enfrentaría a la justicia junto a otros 14 líderes destacados de los Hermanos Musulmanes acusados de incitar a la violencia.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, el funcionario estadounidense de mayor rango que visita Egipto desde que el Ejército derrocara a Mursi, enfatizó la necesidad de juicios justos y transparentes para todos los egipcios.

Los acusados podrían enfrentar la pena de muerte o cadena perpetua si son hallados culpables.

Esto probablemente agudizaría las tensiones entre los Hermanos Musulmanes y el Gobierno, profundizando la inestabilidad que ha devastado la inversión y el turismo en un país donde un 25 por ciento de la población vive por debajo de la línea de pobreza.   

 

REUTERS