30 de mayo de 2013 / 03:11 p.m.

Jerusalén • Siria recibió ya el primer cargamento de misiles S-300 provenientes de Rusia, reveló hoy el presidente Bashar al-Assad, quien indicó también que en el conficto interno pelean más de 100 mil combatientes de varias nacionalidades.

Estamos a la espera de más misiles rusos, añadió el mandatario entrevistado por la televisora Al-Manar del movimiento islámico Hezbolá que transmite desde Beirut, capital de Líbano, indicó la edición electrónica del diario israelí Haaretz.

La revelación del mandadario sobre los misiles rusos anti aéreos cerró la polémica respecto a la cancelación de su venta de Rusia a Siria, y siguió al disgusto expresado por Moscú tras el fin del embargo de armas de la Unión Europea (UE) al país islámico, acordado este martes.

Al-Assad advirtió también que el ejército sirio respondería cualquier ataque de Israel contra su territorio, y precisó que no obstaculizaría ningún intento de cualquier grupo árabe que opere en Siria por liberar las alturas del Golán.

Desde antes del fin del embargo de armas comunitario a Siria, Israel había señalado que impediría la operatividad de los S-300, con alcance de 200 kilómetros, que conforman el equipo de defensa anti aérea con radar más avanzado en el mundo a la fecha.

Sobre la llamada Ginebra 2, la conferencia que empezaron a organizar desde hace casi un mes Estados Unidos y Rusia sobre el conflicto sirio y que se busca tenga la más amplia representatividad, confirmó la participación de su gobierno.

Emperó, criticó a la oposición por condicionar las negociaciones a su renuncia y la desaparición de los miembros de su régimen, y se mostró pesimista de que la cita tenga éxito.

En el terreno militar aseveró que el ejército sirio ha conseguido cruciales victorias contra la oposición, por lo que las cartas están claramente a su favor.

Confirmó también la participación de militantes del Hezbolá del lado de su ejército, y aseveró que es éste y no el grupo islámico el que encabeza el frente de batalla cerca de la frontera con Líbano.

A su vez Selim Idriss, jefe militar del opositor Ejército Libre de Siria, dijo a la BBC que más de siete mil militantes del Hezbolá luchan en la batalla que se registra desde hace varios días por el control de la fronteriza ciudad de Qusar, número que fuentes francesas ubican entre tres mil a cuatro mil.

Agregó que la fuerza que encabeza sólo tiene alrededor de mil 500 hombres, y que 50 mil residentes de Qusar están atrapados en los combates, por lo que consideró posible una masacre.

NOTIMEX