EFE
27 de julio de 2013 / 03:51 p.m.

Harare • El presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, candidato a la reelección en las elecciones del próximo 31 de julio, consideró que los homosexuales "merecen ser castrados", informó hoy el diario estatal Chronicle.

"La Iglesia dice que la homosexualidad es una abominación. Lo es incluso en nuestra propia cultura. Los hombres que participen en ese tipo de prácticas merecen ser castrados", aseguró Mugabe ante sus seguidores en un mitin político celebrado ayer en la localidad de Gweru, en el centro del país.

"Si fuera por mí, me aseguraría de que (los homosexuales) van derechos al infierno y se pudren", agregó Mugabe, de 89 años y al frente de Zimbabue desde su independencia del Reino Unido, en 1980.

Varios analistas estimaron que la retórica homófoba del presidente zimbabuense busca captar votos para los inminentes comicios en las zonas rurales, marcadamente conservadoras, y fieles seguidoras de su partido, la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF).

No es la primera vez que Mugabe realiza comentarios de este tipo en contra del colectivo homosexual y transexual.

En abril de 2011, por ejemplo, Mugabe, de 89 años, aseguró no estar preocupado por "las tendencias europeas y las cosas antinaturales que pasan allí, donde transforman hombres en mujeres y mujeres en hombres".

"Es la elección de los británicos. Si ahora quieren llamar a su país 'Reino Gay Unido' es su problema, pero eso no sucederá aquí", agregó entonces el mandatario zimbabuense.

En la actualidad, muchos países africanos consideran ilegal la homosexualidad, y las autoridades, como en el caso de Uganda, han hecho declaraciones en términos muy agresivos contra esos colectivos.