26 de mayo de 2013 / 06:20 p.m.

Londres • Uno de los dos presuntos asesinos del soldado británico Lee Rigby en Londres, Michael Adebolajo, fue detenido en 2010 en Kenia, confirmó hoy el Ministerio británico de Asuntos Exteriores.

La información del Foreign Office, que no aporta apenas detalles, contradice al gobierno keniano, que había negado anteriormente que el supuesto agresor del militar de 25 años, hubiera siquiera visitado el país africano.

Michael Adebolajo, de 28 años, es junto a Michael Adebowale, de 22, sospechoso de haber asesinado a machetazos a plena luz del día el pasado miércoles en el barrio de Woolwich, al sureste de Londres, al joven Ribgy en nombre del islam.

Los dos hombres, británicos de origen nigeriano y presuntos radicales islámicos, permanecen bajo custodia policial en dos hospitales diferentes de Londres, donde fueron ingresados tras resultar heridos por disparos de los agentes, si bien su condición es estable.

El Ministerio de Exteriores del Reino Unido corroboró hoy que Adebolajo fue detenido en Kenia en 2010 y que se le suministró asistencia consular "como es normal" en esas circunstancias.

Medios de comunicación han apuntado que Adebolajo compareció ante un tribunal keniano acusado de liderar a un grupo de islamistas que intentaba unirse al grupo terrorista Al Shabab en Somalia, según la BBC.

Un amigo de Adebolajo, Abu Nusaybah, dijo el pasado viernes en una entrevista a la cadena pública británica BBC que el sospechoso viajó a Kenia el pasado año "para estudiar".

Nusaybah, que fue detenido por la policía nada más terminar la entrevista con el canal, explicó que su amigo le había contado que fue detenido en el país africano por "tropas kenianas", interrogado en una celda de una prisión y "golpeado de mala manera".

Abu Nusaybah también afirmó que su amigo le insinuó que fue víctima de abusos sexuales y su personalidad "cambió" tras ese viaje.

A su regreso al Reino Unido, según esta fuente, el MI5 contactó presuntamente con Adebolajo para supuestamente preguntarle si quería trabajar para ellos, lo que el sospechoso rechazo.

Varios periódicos británicos publican hoy fotografías en las que supuestamente aparece Adebolajo, junto con un grupo de hombres, en un banquillo de un tribunal de Kenia, en noviembre de 2010.

Tras el asesinato de Rigby, los dos presuntos agresores conversaron con viandantes y Adebolajo justificó el crimen ante una cámara como cometido en nombre del islam, lo que llevó a autoridades políticas y religiosas a hacer un llamamiento a la cohesión social ante el miedo a posibles divisiones entre comunidades y represalias contra musulmanes, como ataques a mezquitas ocurridos los últimos días.

Según la policía, un hombre de 29 años detenido el pasado jueves bajo la sospecha de conspirar para asesinar, fue puesto en libertad condicional y tendrá que comparecer otra vez ante los jueces a la espera de más investigaciones.

Dos mujeres, de 29 y 31 años, también detenidas ese mismo día como sospechosas de conspirar para asesinar, fueron liberadas sin cargos el pasado viernes.

EFE