24 de diciembre de 2013 / 04:38 p.m.

Moscú.- El británico Anthony Perretta, el primero de los treinta tripulantes del rompehielos "Arctic Sunrise" de Greenpeace en ser amnistiado hoy, recibirá el próximo jueves el visado de tránsito que le permitirá abandonar Rusia, aseguró hoy su abogado, Serguéi Golubok. "Han archivado hoy su causa penal (por gamberrismo), tras lo cual se dirigió al Servicio Federal de Migración ruso para entregar todos los documentos. Le prometieron el visado para el próximo jueves", señaló Golubok a la agencia Interfax. Perreta, al igual que otros 29 tripulantes del barco de Greenpeace que pasaron dos meses en prisión preventiva rusa tras ser acusados de gamberrismo por tratar de encaramarse a una plataforma petrolífera en el Ártico, se benefician de la amnistía general aprobada la pasada semana en Rusia con motivo del 20 aniversario de la Constitución rusa. Greenpeace adelantó hoy que toda la tripulación del rompehielos, que se encontraba en libertad bajo fianza después de su paso por varias prisiones de las ciudades de Múrmansk y San Petersburgo, será amnistiada antes de que termine esta semana. Las autoridades rusas han empezado a archivar todos los procedimientos penales contra los ecologistas, procedentes de Rusia, EEUU, Argentina, Reino Unido, Canadá, Italia, Ucrania, Nueva Zelanda, Holanda, Dinamarca, Australia, Brasil, República Checa, Polonia, Turquía, Finlandia, Suecia y Francia. Todos ello se encuentran en San Petersburgo, en donde ya estuvieron primero en prisión preventiva y luego en libertad bajo fianza a la espera del juicio, y donde ahora agotan sus últimos días antes de ser amnistiados y recibir un visado de tránsito. Según Greenpeace Rusia, Perretta albergaba la esperanza de recibir su visado hoy y poder celebrar la Navidad con su familia, en su casa, pero ahora tendrá que hacerlo con sus compañeros del rompehielos. "Algunos activistas han recibido la visita de sus esposas, maridos, hijos y hermanos. Mañana se reunirán todos e irán a celebrar la Navidad a un restaurante", dijo un portavoz de la ONG. Los treinta tripulantes del "Arctic Sunrise" fueron detenidos en aguas del Ártico ruso el pasado 19 de septiembre en una operación desplegada por la Guardia de Fronteras cuando intentaban subirse a la plataforma petrolífera "Prirazlómnaya" del gigante gasístico ruso Gazprom, a la que Greenpeace acusa de incumplir las medidas de seguridad y poner en peligro el ecosistema de la zona donde opera. Acusados en un principio de piratería, los activistas ingresaron en prisión preventiva por dos meses. Tras pasar ese plazo, el Comité de Instrucción ruso modificó la acusación por otra más leve, tras lo cual todos los tripulantes del "Arctic Sunrise" pudieron salir en libertad bajo fianza a la espera del juicio.

EFE