AP
6 de junio de 2017 / 09:21 a.m.

NORRISTOWN, PENSILVANIA.- El abogado de Bill Cosby pidió ayer al jurado que no viera al actor como a una celebridad caída en desgracia juzgada en un caso de agresión sexual, sino como a un hombre imperfecto “cuyas infidelidades le hicieron vulnerable” a esa clase de acusaciones.

Cosby, de 79 años, que llegó a convertirse en un símbolo de los valores familiares y la figura paterna, llegó al tribunal sin su esposa desde hace más de 50 años, Camille, ni ninguna de sus cuatro hijas. En su lugar fue acompañado por su hija televisiva, Keshia Knight Pulliam, que tenía cinco años cuando la convirtió en una estrella en The Cosby Show.

En los alegatos preliminares, una fiscal instó al jurado a centrarse en el hombre y no en los personajes de ficción que creó.

“Los actores y actrices, las celebridades en general... están más allá de la realidad. Tenemos una imaginación colectiva de todos los personajes que interpretan y, por eso, creemos que los conocemos de verdad”, dijo la fiscal asistente del distrito Kristen Feden. “En realidad, sólo vemos un atisbo de quiénes son en realidad”.

Unas 60 mujeres han acusado a Cosby de agresión sexual desde 1965, pero Cosby está acusado solo por un caso, relacionado con una exempleada del equipo de baloncesto de la Universidad de Temple, que dijo que el comediante la drogó y abusó de ella en su casa de un suburbio de Filadelfia en 2004.

“Tengo tres amigos para que te relajes”, mencionó Cosby a Andrea Constand al darle tres píldoras sin distintivos, dijo Feden, citando la declaración de Cosby.

Constand, que dijo haber pensado que era un derivado de hierbas, dijo a la policía que quedó en un estado de sopor, incapaz de rechazarlo mientras él abusaba de ella en el sofá. Se esperaba que la demandante declarase más tarde esta semana.

La fiscalía comenzó el juicio el lunes con una mujer que se deshizo en lágrimas cuando declaró que el actor la había violado ocho años antes en un hotel de bungalós en Los Ángeles.

Kelly Johnson, de Atlanta, trabajaba para uno de los agentes de Cosby en la agencia William Morris. La fiscalía espera que su testimonio muestre que Cosby tenía un patrón de agredir a mujeres después de hacerse su amigo.

Johnson dijo que Cosby la presionó para que tomara una píldora grande blanca que la dejó inconsciente. Cuando despertó, señaló, él puso loción en su mano y la obligó a tocar sus genitales.

“Mi vestido estaba levantado por debajo, y estaba bajado desde arriba, y mi pecho estaba fuera. Y me sentí desnuda”, expresó.

El abogado defensor Brian McMonagle dijo que Johnson estaba lejos de ser creíble, alegando que años antes dijo que el episodio había ocurrido en 1990 y el lunes no mencionó que Cosby le dio 400 dólares.

Cosby sonrió y dio golpecitos con su bastón en la mesa de la defensa cuando McMonagle interrogó a la testigo sobre sus discrepancias. Johnson tuvo problemas para explicarlas.

Johnson planteó su acusación por primera vez en 2015, cuando habló en una rueda de prensa organizada por la célebre abogada Gloria Allred.

“Me sentía avergonzada porque tenía un secreto sobre la mayor celebridad del mundo en su momento y era solo yo, mi palabra contra la suya, y estaba muy asustada”, comentó Johnson ayer sobre por qué había tardado en hablar de ello.

Su madre y una abogada que participó en su caso relacionado para reclamar una compensación como empleada de William Morris podrían ser los primeros testigos del martes, si el juez permite que declaren.

Está previsto que Constand, de 44 años y procedente de la zona de Toronto, suba al estrado esta semana y cuente su historia en público por primera vez.

McMonagle también atacó inconsistencias en su historia, señalando que en un principio dijo a la policía que nunca había hablado con Cosby antes de la supuesta agresión. Pero los registros telefónicos, señaló el abogado, mostraban que los dos habían hablado 72 veces ese año, y 53 de las llamadas fueron iniciadas por Constand.

El abogado dijo al jurado que los dos habían tenido una relación romántica. El abogado de Constand lo ha puesto en duda, ya que la demandante salía con una mujer en esa época.



jeem