15 de agosto de 2013 / 12:13 p.m.

El Cairo • El primer ministro egipcio, Hazem al Beblaui, condenó hoy las "acciones criminales" que sufrieron ayer, miércoles, varias iglesias, informó la agencia estatal de noticias Mena.

El jefe de Gobierno expresó, además, por teléfono al patriarca de la iglesia ortodoxa copta, Teodoro II, su solidaridad y pésame por los actos de violencia e incendio de iglesias en varias provincias del país.

"La unidad de musulmanes y cristianos son una línea roja y las fuerzas de la oscuridad y el terrorismo no lograrán afectar o debilitarla", destacó Al Beblaui.

Asimismo, advirtió de que su Ejecutivo afrontará con firmeza cualquier intento de agredir los lugares de culto y los ataques a cristianos.

Ayer, miércoles, el Ministerio del Interior egipcio anunció que un total de siete iglesias fueron incendiadas o dañadas por los seguidores de los Hermanos Musulmanes.

Los ataques se produjeron en el Norte del Sinaí, en el noreste del país, y en las provincias de Asiut, Minya y Sohag, ubicadas al sur de El Cairo.

 — EFE