20 de agosto de 2013 / 12:16 p.m.

Tokio • Los príncipes herederos de Japón, Naruhito y Masako, acudieron hoy la prefectura costera de Miyagi, gravemente afectada por el devastador tsunami de marzo de 2011, para visitar las casas de acogida y encontrarse con los evacuados por la tragedia.

Durante su visita al pueblo de Shichigahama, en el que cerca de 360 personas viven casi dos años y medio después del tsunami en viviendas prefabricadas, la pareja imperial charló con unos 40 evacuados a los que ofrecieron sus condolencias y ánimo.

Durante su recorrido no faltaron los afectados que, entre lágrimas, acudieron a estrechar la mano de la princesa Masako, según informó la agencia Kyodo.

Entre ellas, Yoko Minowa, de 73 años, aseguró tras charlar con la princesa, que padece desde hace más de una década una depresión inducida por estrés, que en su opinión Masako "tiene un gran corazón" y espera que mejore de su enfermedad.

Los príncipes herederos se interesaron durante la visita por el estado de los evacuados, sus necesidades en el día a día y sobre todo por los más desfavorecidos, como los ancianos que tras la tragedia han quedado solos en las viviendas temporales.

Antes de recorrer los hogares de acogida, Naruhito y Masako se reunieron con el gobernador de la prefectura de Miyagi, Yoshihiro Murai, para conocer de primera mano los detalles del costoso proceso de reconstrucción.

La visita de un día a Miyagi ha sido la primera de los príncipes herederos a esta zona costera, a la que acudieron por última vez en agosto de 2011 cuando recorrieron la vecina Iwate, también muy afectada por el tsunami de 2011.

Al margen de los cerca de 300.000 evacuados, el tsunami de 2011 se saldó con más de 18.500 muertos o desaparecidos, 400.000 viviendas y edificios destruidos y la tragedia nuclear en la central de Fukushima, la peor desde Chernóbil en 1986.

EFE