27 de septiembre de 2013 / 10:11 p.m.

BUENOS AIRES .- Una estación de la línea de subterráneas más antigua de América Latina podrá llevar el nombre de Papa Francisco si prospera un proyecto de ley en la legislatura de la ciudad de Buenos Aires impulsado por su alcalde Mauricio Macri.

Sin embargo, al parecer una norma prohíbe designar a lugares públicos de la capital argentina con nombres de personas vivas.    

Macri hizo el anuncio este viernes con motivo de la inauguración de dos nuevas estaciones  de la Línea A de subterráneos, fundada en 1913 y que une la histórica Plaza de Mayo, en el centro, con los barrios del oeste de la ciudad. Fue la primera línea de metro que operó en América Latina.     

El alcalde, l­íder de un partido de centroderecha, confirmó que el oficialismo presentó en la legislatura de la ciudad un proyecto para que la estación Flores, una de las inauguradas este viernes, sea rebautizada como Papa Francisco. Flores es el nombre del barrio en el que nació y vivió el sumo pontífice.      

De hecho, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, hoy papa Francisco, solía movilizarse en esa línea de subterráneo hasta poco antes de su llegada al Vaticano.

AP