24 de octubre de 2013 / 12:56 p.m.

Bruselas.- El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, afirmó hoy que el derecho a la privacidad es "fundamental" y "muy sensible" en la UE, y señaló que la historia reciente de algunos estados miembros muestra "lo que sucede cuando los países usan su poder" para espiar a sus ciudadanos.

Barroso se pronunció así al ser preguntado hoy en rueda de prensa sobre el supuesto espionaje estadounidense a los gobiernos de algunos estados miembros y sobre la normativa europea de protección de datos, asuntos que podrían ser tratados en la cumbre de líderes de la UE que comienza hoy en Bruselas.

"Las revelaciones sobre espionaje o servicios de inteligencia en Europa son un tema muy sensible", dijo Barroso, quien añadió que los europeos "consideran el derecho a la privacidad como fundamental y no pueden hacer como si fuera algo accesorio".

El presidente de la CE relacionó la sensibilidad en la UE sobre el tema con la historia reciente de estados miembros como Alemania, "donde hace algunos años había una policía que espiaba a la gente diariamente", según declaró tras la cumbre social tripartita celebrada antes del encuentro entre líderes europeos.

"Sabemos muy bien lo que pasa cuando los países utilizan este poder para inmiscuirse en la vida privada de la gente", subrayó el presidente de la CE.

"Por eso el derecho a la privacidad es un asunto muy importante tanto para Alemania como para toda la UE, y por eso intentamos tener los mayores estándares posibles para protegerlo", afirmó Barroso, quien también llamó a los Veintiocho a "alcanzar lo antes posible un enfoque común sobre el tema".

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, señaló por su parte que el texto de conclusiones que los Veintiocho tratarán de acordar hoy "menciona la importancia de la directiva de protección de datos", con vistas a reforzar la confianza de los consumidores y de las empresas.

En los últimos meses se han sucedido las revelaciones sobre supuestos casos de espionaje estadounidense en Europa, con nuevas informaciones esta semana que han llevado a Francia y a Alemania a pedir explicaciones a Washington.

EFE