Agencias
31 de agosto de 2013 / 01:59 p.m.

 

Washington, Damasco, París • El presidente de Estados Unidos, Barack Obama aseguró que tiene pruebas “claras” y “convincentes” de que el Ejército sirio atacó con armas químicas un suburbio de Damasco el pasado 21 de agosto, aunque aclaró que aún no tomó una decisión sobre una acción militar.

De todas formas, Obama admitió ayer que evalúa una acción “limitada” y “corta” contra el gobierno del presidente sirio Bashar al Asad y que sigue consultando el tema con países aliados y el Congreso.

“No estamos considerando un compromiso de final abierto. No estamos considerando tropas de tierra”, afirmó tras reunirse con líderes bálticos en la Casa Blanca.

Para Obama, EU debe hacer entender a Siria y el mundo que no se permitirá el uso de armas químicas y dijo que existe el riesgo de que este tipo de armas caigan en manos de terroristas y luego sean usadas “contra nosotros”.

Poco antes, el secretario de Estado, John Kerry reveló que los servicios secretos de EU analizaron todos los hechos por lo que “sabemos que tres días antes del ataque el personal de armas químicas del régimen sirio se encontraba en la zona realizando preparativos”. También “sabemos que se les dijo a elementos del régimen o que se prepararan para el ataque poniéndose máscaras de gas y tomando precauciones asociadas con armas químicas”.

Según Kerry, el ataque del 21 de agosto, al que calificó de crimen contra la humanidad, dejó mil 429 muertos, entre ellos 426 niños.

En tanto, el canciller de Brasil, Luiz Figueiredo, calificó de “ilegal” cualquier decisión militar que se adopte “si se realiza sin el aval de las Naciones Unidas”.

“La posición del gobierno brasileño es muy firme respecto a que el uso de la fuerza en Siria necesita de la anuencia de las Naciones Unidas”, añadió Figueiredo.

El informe presentado por Kerry cita una larga serie de “fuentes independientes” que aseguran el uso de gases letales, pero niegan que la oposición haya podido realizar un ataque de ese tipo.

En Damasco, la cancillería siria rechazó las acusaciones de EU y dijo que “después de varios días de exageraciones, el secretario de Estado, John Kerry se basa en viejas mentiras e informes falsos que los terroristas han lanzado hace más de una semana”.

Los expertos en armas químicas de la ONU concluyeron ayer sus investigaciones y para esta mañana todos habrán salido de Siria. Un primer informe inmediato al titular de la ONU, Ban Ki-Moon, será en forma oral.

En tanto, el presidente francés, François Hollande, pidió una reacción internacional contra Siria, aun sin mandato de la ONU.

“Si el Consejo de Seguridad (de la ONU) no está en situación de actuar, se formará una coalición”, dijo Hollande al diario Le Monde.

“Todo país es soberano y puede elegir si participar o no en una operación. Eso se aplica tanto al Reino Unido como a Francia”, dijo Hollande en alusión a la inesperada derrota el jueves en el Parlamento de la moción del líder británico, David Cameron. Cameron se mostró decepcionado por el rechazo a una intervención en Siria y dijo seguir convencido de que se necesita una “respuesta fuerte” ante el supuesto uso de armas químicas. Pero “tenemos que escuchar lo que dice el Parlamento. Eso es la democracia”, afirmó.

En tanto, el ministro de Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, dijo que su país no participará en el ataque que tampoco nadie le pidió que apoyara, y recordó que la Constitución y la jurisprudencia alemanas fijan límites muy estrictos para una participación en misiones militares.