NOTIMEX
21 de septiembre de 2016 / 08:54 a.m.

SAN SEBASTIÁN.- Feliz con su Premio Donostia y la presentación de la cinta que protagoniza, Un Monstruo Viene a Verme, la actriz estadounidense Sigourney Weaver destacó a las mujeres como el pegamento que mantiene el mundo y confió que su país tendrá una mujer presidenta.

!Ya va siendo hora”, señaló en rueda de prensa.

“Las mujeres, como bien sabemos, todas somos fuertes, somos el pegamento que mantiene al mundo y a pesar de sus vaivenes creo que tendremos una mujer presidenta y va siendo hora”, dijo sonriente.

“Tenemos bastantes monstruos, un buen suministro, excesivo de monstruos", dijo sobre su cinta, Un Monstruo Viene a Verme.

Puso como ejemplo que Estados Unidos no ha dejado entrar refugiados sirios, algo que asegura no entender.

“Es algo que no lo entiendo, pero es algo muy conmovedor para mí ver cómo están intentando afrontar los distintos países de Europa este problema, ya que tenemos que ayudarnos los otros a los otros”, dijo

“Creo que con la presidenta (Hillary) Clinton se podrá desarrollar una actitud más compasiva”, agregó.

Weaver refirió que tras haber trabajado en Canadá, pudo constatar que llegaron 25 mil refugiados sirios y les llevaron a hogares de distintas familias canadienses. “Ojalá acabáramos haciendo esto también nosotros”, insistió.

Asimismo, la actriz recalcó el papel de las mujeres.

“Siempre he intentado presentar a las mujeres en cada personaje tal como son, mujeres que pueden tener momentos de desesperación y vulnerabilidad, pero no se sientan a ver que el hombre tome el control porque no funcionan las cosas así en la vida real”.

“He trabajado con directores que creen mucho en el poder de la mujer, esto es una ventaja que ha sido clave para mí”, agregó.

Asimismo, la actriz manifestó su desacuerdo con que hay pocos papeles para mujeres maduras en el cine.

"Tenemos mujeres en todos los lugares del mundo, en los servicios armados, en la política, en la empresa, y esto también llega al cine”.

Sobre el Premio Donostia 2016, Weaver recordó que estuvo en San Sebastián en 1979 con Alien, El Octavo Pasajero, de Ridley Scott, lo cual, afirmó, siempre ha ocupado un lugar importante en su corazón.

“Es un festival prestigioso que en su momento presentó nuestra película de ficción, lo recuerdo muy bien, vine con mis padres y además considero este premio como un gran reconocimiento de mi carrera y trayectoria, me vincula más con el certamen”, expresó.