30 de agosto de 2013 / 03:16 p.m.

Tokio • El máximo tribunal de Indonesia confirmó la sentencia de pena de muerte para una mujer británica, acusada de traficar cocaína por un valor de 2.5 millones de dólares en la isla turística de Bali.

Un panel de tres jueces rechazó por unanimidad la apelación de Lindsay June Sandiford, indicó este viernes el portavoz de la Corte Suprema, Ridwan Mansur, reportó el diario The Jakarta Globe.

La mujer de 57 años de edad fue declarada culpable en enero pasado por un tribunal de distrito, acusada del contrabando de 4.79 kilogramos de cocaína a Bali y fue condenada a morir por un pelotón de fusilamiento.

Sandiford perdió una primera apelación tres meses más tarde después de que el Tribunal Superior de Bali confirmó la sentencia del tribunal inferior.

Un portavoz de la embajada británica en Yakarta, Adam Rutland, aseguró que la asistencia consular se seguirá prestando a Sandiford y a su familia.

"Somos conscientes de que la apelación de Lindsay Sandiford ante el Tribunal Supremo de Indonesia se ha negado", comentó Rutland.

"En línea con nuestra firme oposición a la pena de muerte en todas las circunstancias, vamos a considerar cómo apoyar cualquier solicitud de revisión judicial o clemencia que Lindsay Sandiford decida hacer."

Los fiscales habían pedido inicialmente 15 años de prisión para Sandiford, pero el tribunal sorprendió a muchos por la emisión de una sentencia de muerte.

Bajo la legislación de Indonesia, Sandiford todavía tiene la oportunidad de evitar la ejecución, la revisión judicial de la decisión del tribunal superior o de un indulto presidencial.

La mujer británica fue condenada a muerte después de que se encontró cocaína en su maleta a su llegada en un vuelo de Bangkok en mayo del año pasado.

Otros cuatro acusados -tres británicos y un indio- relacionados con el caso fueron condenados a penas de cárcel de entre uno y seis años.

Sandiford dijo que se vio obligada a transportar la droga para proteger a sus hijos, cuya seguridad estaba en juego. Sin embargo, el tribunal rechazó ese argumento.

— EFE