26 de febrero de 2013 / 06:40 p.m.

“"Nosotros somos el obstáculo. Contra nosotros no podrán"”, dijo el italiano y señaló que no es el momento de hablar de alianzas", aunque aclaró que su apoyo podría ir a quien siga su programa.

Roma • El cómico italiano Beppe Grillo, quien con su Movimiento 5 Estrellas fue el triunfador de los comicios en Italia, descartó hoy alianzas con otras fuerzas políticas que puedan dar estabilidad al país tras el incierto resultado en el Senado.

En su blog, uno de los más leídos de Italia, Grillo denunció que las dos principales coaliciones, la de centroizquierda de Pierluigi Bersani y la de derecha de Silvio Berlusconi, buscarán hacer un "governissimo", como se llama popularmente a un ejecutivo de amplias alianzas.

"Nosotros somos el obstáculo. Contra nosotros no podrán. Podrán mantenerse 7 u 8 meses y hacer un desastre, pero nosotros buscaremos mantenerlos bajo control", dijo.

Más tarde, interrogado por decenas de periodistas a las afueras de su casa en Génova (norte), Grillo respondió que "no es el momento de hablar de alianzas", aunque aclaró que el apoyo del Movimiento 5 Estrellas podría ir a quien siga su programa.

"Estamos frente a un cambio histórico de cultura, de política, de economía. Los ciudadanos se convierten en el Estado y no delegarán nada a nadie, eso ha terminado y punto", afirmó.

También propuso al dramaturgo Dario Fo, Premio Nobel de Literatura en 1997, para presidente del país, en sustitución de Giorgio Napolitano, cuyo mandato finalizará en los próximos meses.

El líder del Movimiento 5 Estrellas confirmó que será él mismo el que acudirá a consultas con Napolitano para la formación del nuevo gobierno.

"El Movimiento 5 Estrellas no hace alianzas con nadie como lo ha dicho siempre y se lo diré a Napolitano cuando inicie las consultas", anotó.

El Movimiento 5 Estrellas fue el partido más votado en lo individual en la Cámara de diputados con el 25.5 por ciento de los sufragios y 108 asientos, aunque la mayoría fue para la coalición de Bersani, que aglutina a su Partido Democrático (PD) y al partido Izquierda, Ecología y Libertad (SEL).

Esa agrupación obtuvo el 29.5 por ciento de los votos, pero gracias al premio de mayoría contemplado por la ley electoral se adjudicó automáticamente 340 escaños.

En segundo lugar quedó la coalición de Berlusconi, que incluye a su Partido del Pueblo de la Libertad (PDL), a la Liga del Norte y a otras fuerzas menores, que tuvo el 29.1 por ciento de los votos y 124 asientos.

El problema fue el Senado, en donde según los datos definitivos la agrupación de Bersani alcanzó el 31.6 por ciento de los votos y 120 escaños, muy lejos de los 158 necesarios para tener la mayoría absoluta y poder gobernar.

En la Cámara Alta, la coalición de Berlusconi logró el 30.7 por ciento de los votos y 117 asientos, el Movimiento 5 Estrellas el 23.8 por ciento y 54 lugares.

Muy atrás, con el 9.1 por ciento de los votos y sólo 18 escaños quedó la lista de centro que apoyaba al primer ministro saliente, Mario Monti.

Las hipótesis prelectorales hablaban de una posible alianza de Monti con Bersani, pero la realidad postelectoral demuestra que ni aún uniendo los asientos de ambas coaliciones se obtendrían los 158 asientos imprescindibles para alcanzar la mayoría absoluta.

Según el analista Massimo Giannini, en los resultados electorales prevalecieron "los populismos" identificados con Grillo y Berlusconi, que supieron capitalizar "la rabia social, descargándola contra los impuestos y contra Europa".

NOTIMEX