28 de enero de 2013 / 07:46 p.m.

Santiago • El presidente cubano Raúl Castro planteó hoy aquí, en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), combatir el narcotráfico cuando este problema esté naciendo en los países.

"Estos problemas hay que enfrentarlos cuando están naciendo, cuando son nonatos, por eso en Cuba no hay droga ni la habrá", enfatizó el gobernante.

Indicó en su discurso en la sesión plenaria de la Celac que "se deben conjugar esfuerzos contra la drogadicción y el tráfico ilícito de estupefacientes", tras lo cual precisó que en Cuba hay más de 250 extranjeros detenidos por intentar introducir droga en la isla.

Castro recordó que el gobierno cubano tomó decisiones claves contra el tráfico de drogas, para lo cual se utilizaron organizaciones de masa vinculadas a trabajadores y campesinos.

Además, precisó, se apeló a las familias cubanas para "ubicar y proceder legalmente contra quienes empezaban a introducir entre la juventud la mariguana y la cocaína".

Indicó que la población cubana apoyó las fuertes medidas contra el tráfico de drogas "y nos resultó fácil capturar a cerca de cinco mil (personas) y juzgarlos con todo lo que nos permitía el Código Penal".

"Este tipo de problemas hay que enfrentarlos cuando son pequeños o nonatos. Esta batalla tiene que ser a sangre y fuego", enfatizó el gobernante cubano.

"El problema fundamental es que donde reciben la droga (en alusión a Estados Unidos) nunca he leído en la prensa de una gran operación contra los traficantes, (pero sí) películas de bandas de traficantes", consideró.

El mandatario recordó que en 2008 habló "profundamente" del tema del tráfico de drogas con el entonces presidente mexicano Felipe Calderón "y seguimos preocupados porque ese problema avanza como una marea terrible hacia el sur".

Castro inició su intervención recordando al presidente chileno Salvador Allende (1970-1973), "insigne latinoamericano y patriota que entregó su vida por la independencia de su nación y la justicia social".

Respecto al proceso de integración regional, advirtió que "los obstáculos no han sido ni serán menores, las amenazas a la paz son crecientes y la injerencia en los asuntos de la región continúan".

Precisó que "las transnacionales, fundamentalmente norteamericanas, no renunciarán al control de los recursos".

Agregó que, además, "el orden económico internacional es injusto y excluyente, atrapado en una crisis global a la que por ahora no se vislumbra solución, el cambio climático avanza inexorablemente".

Enfatizó que "el ejercicio de la autodeterminación y la soberanía de los pueblos y la igualdad soberana de los estados son principios irrenunciables de la Celac".

"Sabemos que entre nosotros hay pensamientos distintos e incluso diferencias, pero la Celac ha surgido sobre el acervo de 200 años de lucha por la independencia y se basa en una profunda comunidad de objetivos", comentó Castro.

Puntualizó que "no es la Celac una sucesión de mega-reuniones ni coincidencias pragmáticas, sino una visión común de la patria grande latinoamericana y caribeña que sólo se debe a sus pueblos".

Elogió el liderazgo del presidente Hugo Chávez en su país y en la región y mostró su preocupación por la revolución bolivariana, la cual enfrenta una "permanente campaña de intriga y descrédito" por parte de Estados Unidos y la "oligarquía golpista".

Recalco que "no podemos olvidar que 170 millones de latinoamericanos y caribeños viven en la pobreza", de los cuales 75 millones son niños, en tanto 66 millones de personas viven en la pobreza extrema.

 NOTIMEX