— AGENCIAS
3 de septiembre de 2013 / 03:24 p.m.

El Cairo • Una comisión de jueces aconsejó ayer al Tribunal Administrativo de Egipto que disuelva el grupo de los Hermanos Musulmanes, al que perteneció el ahora depuesto presidente Mohamed Mursi, informaron fuentes judiciales.

La llamada comisión de Jueces del Estado, que emite recomendaciones no vinculantes, pidió también a la corte que ordene el cierre de la oficina del guía espiritual de ese grupo islamista, según las fuentes, que no explicaron los motivos de ese dictamen.

 

Los Hermanos Musulmanes fueron creados por el ideólogo islamista Hasan el Banna en 1928 bajo el lema “El Corán es nuestra Constitución y el Profeta nuestro jefe”, e ilegalizados en 1954 por el entonces presidente egipcio Gamal Abdel Naser.

 

Durante el régimen del presidente Hosni Mubarak (1981-2011) estuvieron semitolerados e incluso lograron 88 escaños en el Parlamento como independientes, y después de la revolución de 2011 surgieron como la principal fuerza política.

 

Mursi, derrocado el pasado 3 de julio por el ejército, fue dirigente de la Hermandad y presidió su Partido Libertad y Justicia, cargos a los que renunció al llegar al poder en junio de 2012.

 

La situación legal de la cofradía no parece ser motivo de preocupación para el gobierno interino, interesado en mantener los contactos con las distintas fuerzas en el actual proceso de transición política, el cual rechazan los islamistas.

 

El primer ministro egipcio, Hazem al Beblaui, dijo hace una semana en un programa televisivo que la disolución de los Hermanos Musulmanes y de su partido “no es una solución”, y consideró un “error tomar ese tipo de decisiones en circunstancias convulsas”, en referencia a la transición que vive el país.

 

En tanto, los seguidores de Mursi convocaron para mañana nuevas manifestaciones a escala nacional.

 

En un comunicado, la Alianza por la Democracia y contra el golpe de Estado, grupo dirigido por los Hermanos Musulmanes, informó que las protestas se desarrollarán bajo la consigna “el golpe de Estado es terrorismo”.

 

Este llamado se produce al día siguiente del anuncio del presidente interino, Adly Mansur, de la composición del Comité de los 50, una comisión que se encargará de revisar las enmiendas a la Constitución, y que está conformado principalmente por miembros de corrientes liberales y de izquierda.

 

Los movimientos islamistas rechazaron participar en este grupo de trabajo, con excepción del partido salafista Al Nour.

 

La Alianza hizo un llamado a “una participación activa en las protestas y otras actividades con el objetivo de obtener el regreso de Mursi”.

 

El viernes pasado, los simpatizantes de Mursi lograron reunir solo a unos miles de manifestantes, una muestra de que su capacidad de movilización se ha visto reducida tras dos semanas de cruenta represión y el arresto de sus dirigentes.

 

Los Hermanos Musulmanes movilizaron antes del 14 de agosto a miles de personas, fecha del primer asalto mortífero lanzado por el ejército y la policía contra los manifestantes islamistas.

 

La Alianza anunció también que sus miembros en Europa tabajan en un informe sobre “los crímenes de los autores del golpe”, para presentarlo ante la Corte Internacional de Justicia.

 

 

:claves

Apoyo saudí

-El ministro de Defensa y jefe del ejército egipcio, general Abdel Fatah al Sisi, expresó su orgullo por el apoyo político y económico que Arabia Saudí brinda a Egipto, tras entrevistarse con el canciller de ese país, Saud al Faisal.

 

-Según la agencia oficial egipcia Mena, en la reunión en El Cairo Al Sisi expresó su “orgullo por los esfuerzos diplomáticos saudíes en el apoyo a su país”.

 

-También felicitó a Al Faisal por la “determinación continua del rey Abdalá en el apoyo político y económico a Egipto para que supere su situación excepcional actual”.