23 de marzo de 2014 / 02:28 p.m.

Málaga.- El cineasta bilbaíno Pablo Berger fue reconocido en esta ciudad del sur de España con el Premio Eloy de la Iglesia-La Opinión de Málaga, en la 17 edición del Festival de Málaga que se celebra del 21 al 28 de marzo.

En el Teatro Cervantes de esta ciudad andaluza, la actriz Angela Molina, quien en su momento trabajó con Luis Buñuel, fue la encargada, de hacerle entrega del premio que concede el Festival en reconocimiento a trayectorias profesionales destacadas.

Previamente, Pablo Berger señaló que "ha vuelto al gimnasio de la escritura", luego de una prolongada etapa de rodaje y promoción, para trabajar en la que será su tercera película.

El cineasta, director de "Blancanieves", en la que participan el mexicano Daniel Giménez Cacho y la española Maribel Verdú, rechazó hablar de su próximo proyecto.

"Siento que estoy traicionando a mis personajes si hablo. Sólo espero que sea una película hermana de las anteriores y con los tres ingredientes de un buen guiso cinematográfico: emoción, humor y sorpresa", expresó.

Sostuvo que "será una película en la que va a dar todo. Porque siempre se plantea cada proyecto como si fuera el último".

Pablo Berger reconoció que sus proyectos han tardado mucho en salir adelante, aunque a su juicio, lo ideal sería poder rodar cada tres años. Sin embargo, hasta ahora eso le ha permitido hacer siempre las películas que quería.

Sobre el premio Eloy de la Iglesia, el realizador Berger agradeció al director del Festival, Juan Antonio Vigar, haber sido elegido para recibir un premio con el nombre de un cineasta "osado, honesto y, además, vasco como él".

También resaltó la importancia del certamen malagueño pues apuntó que "Málaga es su Festival, el que le dio la alterativa y es un lugar donde la gente del cine se siente querida, lo cual no ocurre siempre".

"Málaga es en la actualidad un punto de encuentro para el cine; un lugar donde se gestan proyectos y se pone en contacto a la gente", anotó.

El Festival de Cine de Málaga reconoció a Berger como uno de los cineastas más insólitos que haya dado el cine español en mucho tiempo.

Lo es, dijo, por su productividad, escasa en cuanto a número, tan solo un cortometraje y dos largos en 35 años de carrera, pero inusualmente provechosa en cuanto a la calidad que atesora.

Aseguró que el cineasta, también director de "Torremolinos" se adelantó con su primer corto, "Mamá", a la renovación que experimentaba por entonces el cine vasco.

Ese primer esfuerzo traería frutos insospechados, en forma de premios en varios certámenes y, mucho mejor aún, de una beca de la Diputación Foral de Vizcaya para estudiar cine en Estados Unidos, donde se quedó varios años, como estudiante y como docente.

Su insólito, tierno y no poco irónico primer largometraje, "Torremolinos 73", que supondría la consagración definitiva de dos de los actores más carismáticos del cine español de inicio de este de siglo, Javier Cámara y Fernando Tejero, ganó los premios de mejor película, director, actriz y actor en Málaga en 2003.

Luego vino "Blancanieves", que logró una "catarata" de premios "por lo que el Festival de Málaga. Cine Español no puede menos que premiar, en la aún joven trayectoria de Pablo Berger, no solo un presente de gozosa creatividad, sino un futuro llamado a traernos muchas, muchas jugosas sorpresas".

Notimex