28 de mayo de 2013 / 02:10 p.m.

Washington • El presidente Barack Obama y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, recorrerán juntos de nuevo el martes comunidades costeras del estado que aún se recuperan de los estragos causados el año pasado por la tormenta Sandy.

El viaje le da a Obama una oportunidad de mostrar las labores de la elogiada Agencia Federal de Situaciones de Emergencia (FEMA) en un momento en que la atención se ha centrado en el Servicio de la Renta Interna (IRS) y su inspección selectiva de grupos conservadores. El presidente además atrae atención al tipo de cooperación bipartidista ausente en Washington.

La visita ocurre en momentos en que el Congreso está en receso por el feriado del Día de los Caídos en Combate, un receso de una semana que muy probablemente silenciará la atención diaria que los legisladores, especialmente los republicanos, han prestado al asunto del IRS y al persistente debate sobre el ataque al consulado estadunidense en Bengasi el año pasado e investigaciones de filtraciones a la prensa.

Se produce además apenas días después de que Obama trató de comenzar a cambiar el tema de conversación en Washington con un discurso en el que defendió su controversial programa de ataques por aviones no tripulados y renovó sus esfuerzos para cerrar el centro de detenciones en la base naval de Guantánamo.

El domingo, Obama viajó a Oklahoma para observar los daños causados por un violento tornado y consolar a las víctimas de la mortífera tormenta.

Obama y Christie repetirán la inusual imagen de cooperación bipartidista que ofrecieron tras el azote de Sandy, cuando el presidente voló a Nueva Jersey para examinar los daños.

Políticamente, la visita es buena para ambos. Christie, que aspira a la reelección este año, estará hombro con hombro con un presidente popular entre los demócratas en un estado mayoritariamente demócrata. Y Obama, enfrascado en duelos con los republicanos en Washington, muestra que tiene causa común con un influyente político republicano.

AP