EFE
20 de septiembre de 2013 / 08:49 p.m.

Washington DC -Baltimore • El secretario de Defensa de Estados Unidos, Chuck Hagel, recordó hoy la figura de un prisionero de guerra hispano, Everett Álvarez, en una ceremonia de homenaje a aquellos que fueron apresados por el enemigo o desaparecieron en acto de servicio.

Hagel recordó el valor de Álvarez, que fue hecho prisionero en la Guerra de Vietnam y pasó más de ocho años en manos de Vietnam del Norte, lo que le convirtió en uno de los prisioneros de guerra que más tiempo ha pasado en poder del enemigo en la historia de Estados Unidos.

El jefe del Pentágono definió a Álvarez como su "amigo" y aseguró que "admira la tremenda fortaleza interior que permitió a estos hombres sobrevivir a duros abusos mentales y físicos". "Álvarez mantuvo su compromiso con los militares estadunidenses, con nuestro país, los veteranos y sus familias y con todo aquello que ha apreciado en su vida", opinó Hagel.

El comandante de la Marina Álvarez, nieto de inmigrantes mexicanos y oriundo de California, fue derribado en 1964 inmediatamente después del conocido como incidente del Golfo de Tonkín, en la primera fase de la Guerra de Vietnam, que finalizó con la caída de Saigon, la actual Ciudad Ho Chi Minh, en 1975.

Estados Unidos dedica el tercer viernes de cada septiembre a recordar y rendir honores a los alrededor de 83 mil estadunidenses desaparecidos en combate desde la II Guerra Mundial. El único prisionero de guerra estadounidense en la actualidad es el sargento del Ejército Bowe Bergdahl, de Hailey (Idaho), en manos de los talibán afganos desde junio de 2009.

El presidente Barack Obama indicó, en el comunicado de proclamación de este día, que los prisioneros de guerra y caídos "representan lo mejor del espíritu humano" y aseguró que el país "está al lado de sus familias y rinde honores a aquellos que fueron hechos prisioneros de guerra. Nunca olvidaremos sus sacrificios".