8 de agosto de 2013 / 03:02 p.m.

Decenas de personas recordaron hoy de manera abierta y pacífica la represión a una concentración similar el 8 de agosto de 1988 en Rangún, ex capital de Myanmar, en protesta por los 26 años de gobierno del entonces líder Ne Win.

El acto de este jueves se desarrolló frente al edificio de gobierno de Rangún, prácticamente en el mismo lugar donde hace un cuarto de siglo fueron dispersados los manifestantes, varios de los cuales murieron en el ataque del ejército.

La revuelta del 88, o de manera más familiar 8888, fue recordada este jueves por primera vez de manera abierta, en un nuevo paso de apertura del actual gobierno de Myanmar, coincidieron en destacar reportes de prensa internacional.

Asistentes a la concentración de hace 25 años dijeron este jueves que esa vez había un oceáno de gente, y cuando el ejército disparó contra la multitud, el evento nocturno derivó en un caos, reseñó Irrawaddy, sitio de noticias del país surasiático con sede en Tailandia.

La ceremonia de este jueves inició a las 8:00 horas (2:30 GMT) e incluyó una marcha en torno al parque Maha Bandola, ubicado frente al ayuntamiento de Rangún, y se guardó un minuto de silencio por los muertos hace un cuardo de siglo.

Hubo además oraciones de jerarcas de las cuatro principales religiones que se observan en Myanmar: budismo, cristianismo, hinduísmo y el islam.

La víspera el ministro responsable de la oficina de la Presidencia, Aung Min, asistió a una conferencia organizada por la Generación del 88, donde señaló que deben tomarse lecciones de lo que se ha hecho mal, y llamó a trabajar juntos para construir una nueva generación.

Se trató de una admisión tácita de que el entonces gobierno de Birmania, como era conocida la actual Myanmar, no hizo lo apropiado en el 8888, editorializó Irrawaddy.

En contraste con la ceremonia matutina que recibió permiso oficial, cientos de manifestantes marcharon más tarde por las calles de Rangún, y aunque la policía los encaró, no los dispersó como había sucedido en otras ocasiones.

La activista Ma Phyu señaló a la policía que no sentían la necesiad de solicitar permiso para recordar el 8888 cuando solo marchaban por las calles, aunque luego manifestó a Irrawaddy su temor de que pudiera haber consecuencias.

Notimex