17 de marzo de 2013 / 02:17 a.m.

Pekín • El nuevo Gobierno chino que encabezarán el presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, anunciado hoy, contará con un destacado reformista y una mujer entre sus filas, en una renovación caracterizada por la decisión de adjudicar la mayoría de los puestos a tecnócratas.

En una votación de oficio, la Asamblea Nacional Popular (ANP, el Legislativo chino) rubricó las propuestas que había presentado Li Keqiang, como mera formalidad.

El mensaje de que no habrá cambios bruscos en la economía, en un momento de recuperación tras el enfriamiento del año pasado, se transmitió con el nombramiento de Lou Jiwei, hasta ahora al frente del fondo soberano de inversiones, como responsable de Finanzas, y el mantenimiento de Zhou Xiaochuan al frente del Banco Central de China.

A estas designaciones se sumó la de Gao Hucheng, hasta ahora enviado comercial chino, como ministro de Comercio.

Como titular de Asuntos Exteriores quedó nombrado Wang Yi, un experto diplomático con conocimiento de primera mano de algunas de las principales "patatas calientes" en la política exterior china: las relaciones con Japón, más tensas hoy que nunca en los últimos tiempos; los vínculos con Taiwán y los lazos con Corea del Norte.

Wang ha sido embajador en Japón, donde estuvo destinado en dos ocasiones; ha participado en las negociaciones nucleares con Pyongyang y hasta ahora estaba al frente de la oficina de relaciones con Taiwán.

Al frente de Defensa, una cartera cuyo presupuesto no ha dejado de aumentar en porcentajes de dos dígitos en los últimos años, quedó Chang Wanquan, responsable hasta ahora del ambicioso programa espacial chino, mientras que Guo Shenkun será el jefe del todopoderoso Ministerio de Seguridad Pública.

Aunque todos ellos cuentan con experiencia en sus respectivos sectores y están considerados unos gestores capaces, sus posibilidades de dejar una fuerte impronta en sus carteras estarán reducidas.

En un país donde el verdadero poder no lo ejercen los titulares de las carteras correspondientes, sino otros organismos -la política de Defensa corre a cargo de la Comisión Militar Central, y la Exterior se estipula en las altas esferas del Partido-, la tarea de los ministros se encamina más a presentar una cara pública que a tomar decisiones de peso.

La Asamblea rubricó hoy también el nombramiento de los cuatro viceprimeros ministros que asistirán a Li Keqiang, el jefe de Gobierno nombrado el viernes, en su tarea de gestión de la segunda economía del mundo. Como viceprimer ministro principal fue nombrado Zhang Gaoli, uno de los siete miembros del Comité Permanente del PCCh, el verdadero órgano de poder en el país.

Junto a Zhang fueron designados los exconsejeros de Estado Liu Yandong -que se convirtió así en la mujer con un cargo más alto dentro del Gobierno chino- y Ma Kai. Como viceprimer ministro tercero fue proclamado el reformista Wang Yang, de 58 años y exgobernador de la provincia sureña de Cantón, donde impulsó reformas políticas y sociales.

Yang, que se quedó a las puertas en el Congreso del PCCh del pasado noviembre de formar parte del Comité Permanente, está considerado uno de los probables miembros de la "sexta generación", la próxima hornada de líderes chinos que reemplazará en una década a los dirigentes recién nombrados y encabezados por Xi Jinping y Li Keqiang.

La entrada de Wang Yang en la cúpula del poder chino confiere al nuevo Gobierno un perfil más reformista, después de que el jueves se denominara vicepresidente a otro político de talante similar, Li Yuanchao, que ha demostrado gran preocupación por los problemas medioambientales.

La sexta jornada del Legislativo chino también designó hoy a Yang Jing, Chang Wangquan, Yang Jiechi, Guo Shengkun y Wang Yong como los nuevos cinco consejeros de Estado.

La ANP concluirá mañana domingo con la primera rueda de prensa de Li Keqiang como primer ministro, después de un acto de clausura en el que se espera un discurso del recién nombrado presidente chino, Xi Jinping.

EFE