15 de octubre de 2014 / 12:05 p.m.

Monterrey.- Para vivir una mágica y explosiva fiesta se necesita más que una gran anfitriona, se necesita a Katy Perry.

La cantante estadunidense presentó ayer en la ciudad su tercera gira internacional "Prismatic Tour", la cual reunió a poco más de 14 mil regios que disfrutaron de su impresionante show.

La Arena Monterrey fue el recinto en donde Katy convocó a sus seguidores, quienes ya esperaban con ansia su regreso desde su última visita en 2011.

Cerca de las 21:30 y después del prendido espectáculo musical de Becky G, Katy apareció en medio de una pirámide color rosa entre un mar de eufóricos gritos de sus fans que enloquecieron con sólo la presencia de la artista.

Tan pronto y salió a escena Katheryn Elizabeth Hudson, (nombre real) comenzó con su viaje musical con un fuerte rugido, efecto de sonido que dio paso a su tema "Roar", con el que dio la bienvenida.

Para seguir con la locura la cantante regaló más de su dosis con "Part of me" y "Wide of me".

"¿Cómo están, están listos para la fiesta, están listos para disfrutar de dos horas?, vamos a vivir este momento", dijo la intérprete para desatar la emoción de miles de jovencitas.

Katy dejó en claro que venía a echar la casa por la ventana al presentar una lujosa producción en el escenario que esta vez tuvo forma triangular y que además presentaba una pantalla gigante, pirotecnia, luces y artefactos para realizar acrobacias.

El show tenía varias etapas y ya era tiempo de pasar a la segunda fase donde Katy Perry presentó un número egipcio al ritmo de "Dark horse" y "E.T.", esa última donde ayudada por arneses voló por la arena.

Ya para entonces la californiana se había apoderado por completo de los presentes y es que durante dos horas no dio tiempo ni de parpadear a los asistentes, que quedaron impresionados con lo que veían.

"I kissed a girl" y "Hot n cold", pusieron el toque ardiente a la presentación, esta última donde salió vestida de una sexy felina.

Más de una decena de bailarines, cuatro músicos y dos coristas acompañaron a la joven intérprete, luego de prender a su público con "International vogue smile", continuó con la parte acústica del show al ritmo de "By the grace of god", "The one that got away" y "Unconditionally".

El fanatismo que mostraron los regios por la joven de 29 años fue sorprendente, y es que no faltaron las playeras, gorras y hasta orejitas entre el público, pero no sólo fue eso pues además hubo seguidoras que hasta el look le copiaron esa noche.

De su nuevo disco "Prism", lanzado apenas el año pasado, Katy interpretó "Walking no air", "It takes two" y "This is how we do".

En múltiples ocasiones demostró el gran cariño que le tiene a los regios a quienes dedicó en la última parte de su show "Teenage dream" para después cerrar con " California girls" en medio de luces neón y luciendo el típico sombrero charro.

Pero Katy había alborotado tanto a su público que aún querían más y ella les correspondió primero cantándole "Birthday" a los que festejaban su cumple años para después de forma ardiente terminar con "Firework".

 

NO DUERME AQUÍ

-Katy Perry arribó a Monterrey en punto de las 17:27 en un vuelo privado y de inmediato se trasladó hasta la Arena Monterrey.

-Al terminar su primer concierto que ofreció en la ciudad, se dirigió al aeropuerto Mariano Escobedo para tomar su avión privado y viajar hasta su casa para descansar, y volver a viajar la tarde del miércoles para su show en la ciudad.

-Algunos rumores aseguran que descansará en una casa de Houston, Texas, para retomar fuerzas y seguir con su gira de conciertos por nuestro país.

 

AQUÍ LOS DETALLES DE SU SHOW:

Foto: Jorge López

ROBERTO REYES