26 de agosto de 2013 / 03:04 p.m.

Rajoy realizó una primera parte de su descanso estival en el Parque Natural de Doñana y después se desplazó a Galicia, donde había alquilado una casa en las cercanías de Ribadumia (Pontevedra).

Rajoy tiene en agenda para esta semana la reunión del Consejo de Ministros del viernes y la inauguración del curso político en el castillo de Soutomaior, en Pontevedra, con un acto multitudinario. Este lugar fue elegido por el presidente del conservador y gobernante Partido Popular (PP) en los últimos años para dar su mitin de apertura de curso.

Tras su reincorporación, a Rajoy Brey le espera una apretada agenda internacional porque, aunque se ha caído el viaje previsto a China durante la segunda semana de septiembre, que ha quedado aplazado, tiene desplazamientos a Estados Unidos, Rusia, Argentina, Japón y Kazajistán.

Las vacaciones de Rajoy provocaron las críticas de la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano, quien lo acusó de estar dando la imagen de despreocupación de los problemas del país y de su partido durante las vacaciones de verano y recurrió al refranero español para concluir: “Dime de qué presumes y te diré de qué careces”.

En ese nuevo curso político que está a punto de iniciar, Mariano Rajoy tiene varios frentes abiertos: la crisis en el país, donde hay más de cinco millones de desempleados, la mayor cifra de la Unión Europea; el caso de supuestos cobros de sueldos de la cúpula del PP; las disputas internas en el partido ya que algunos se inclinan por el cambio de varios “pesos pesados”, precisamente por el tema de los sueldos en “negro” y el conflicto diplomático con Gibraltar y Reino Unido.

Mientras que el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, quien pasó sus vacaciones en Asturias, también se reincorporó este lunes a su despacho en la sede socialista de Ferraz y analizará con varios de sus colaboradores el inicio del curso escolar y la política educativa del gobierno.

— JOSÉ ANTONIO LÓPEZ