PEPE MADRIGAL | @JOSEMADRIGALJ
10 de marzo de 2017 / 04:54 p.m.

ESPECIAL.- Real Rob, la serie de Netflix sobre la ficticia vida en familia del comediante Rob Schneider, regresa para una segunda temporada con más risas, pero menos dinero.

Su esposa, Patricia Maya, platicó con nosotros vía telefónica desde Los Ángeles sobre esta nueva entrega.

En la primera temporada, Rob y su familia se quedan sin dinero. La emisión abordó cómo su esposa lo ancla en la realidad en muchas cosas, siendo la más importante el que la fama y cosas materiales no son lo más importante en la vida.

En esta nueva entrega relatan cómo se las arreglan estando sin dinero como antes y como Rob no deja los "vicios" de ser rico y famoso.

"En la segunda temporada yo estoy revisando siempre los gastos y él obviamente quiere todo. Las antigüedades, gastar dinero en eso", cuenta Patricia.

Ella será clave importante en esta segunda parte.

"Yo empiezo a trabajar más y a tener más trabajos que él. Le empieza a afectar un poco. Yo empiezo a interesarme por la actuación y después a hacer comerciales y una telenovela. A él se le sale de las manos. Empezamos a desviar la atención que él tenía en la primera temporada. Se empieza a frustrar un poco", señala.
"Ahora yo voy a ser la famosa".

La temporada, hablará más de ella y de Jamie, asistente de Rob, quien, tras muchos tropiezos, halla el amor.

La vida real vs. Real Rob

Patricia y Rob llevan ocho años juntos y tienen dos niñas, una de cuatro años y otra de cinco meses. En la primera temporada ocultaron el embarazo de ella para que sea parte de la tercera entrega.

Pero, ¿qué tanto hay de real y de ficción en Real Rob? Su esposa nos detalla.

Un episodio narró como ella resolvió el problema de un retrete dañado con la ayuda de paisanos, episodio real de su vida en el que, sabiendo que los mexicanos somos "todólogos", buscó a unos paisanos en una obra y se ahorró mucho dinero.

En la vida real Rob sí está muy interesado en la comida orgánica y el agua con filtración especial y ella sí es muy administrada con el dinero.

¿Regia?


Muchos piensan que ella es regia, por el cariño que ella y Rob le tienen a los Tigres de la UANL, pero lo deja claro narrando una aventura de su vida.

"No, soy adoptada de Monterrey, pero no soy regia. Yo nací en Mérida, crecí en la Ciudad de México, pero a mí me adoptó Monterrey porque somos Tigres. Yo feliz", dice. "Tuve la fortuna de vivir en muchos lugares porque trabajé para un circo. Hice una gira por un año en un circo y tuve la oportunidad de vivir por poquito tiempo en varias ciudades. Patinaba, era un circo sobre hielo".

La segunda temporada de Real Rob llegará entre julio y agosto a Netflix con ocho nuevos episodios.