31 de julio de 2013 / 11:57 a.m.

Roma • La Corte Suprema italiana reinició hoy la audiencia en la que confirmará o modificará la sentencia por fraude fiscal contra el ex primer ministro Silvio Berlusconi.

La agenda prevé la intervención de siete abogados del ex jefe de gobierno y de otros tres imputados, cada uno de los cuales hablará por al menos una hora, tras lo cual los cinco jueces del tribunal emitirán el veredicto, que sería conocido esta noche o mañana jueves.

La víspera el fiscal general Antonio Mura pidió confirmar la pena carcelaria contra Berlusconi, aunque se pronunció a favor de reducir de cinco a tres los años de la inhabilitación contra el acusado.

Afirmó que existen las pruebas incontrovertibles sobre la culpabilidad de Berlusconi, imputado de fraude fiscal en la compra venta de los derechos televisivos de Mediaset, la empresa de su propiedad.

Si la pena es confirmada Berlusconi deberá renunciar a su asiento en el Parlamento, lo que supondría el fin de su carrera política.

Sin embargo, el ex jefe de gobierno no pisaría la cárcel, tanto porque ya tiene 76 años de edad, como porque debido a la ley del indulto la pena carcelaria se reduciría a 12 meses y podría beneficiarse del arresto domiciliario.

Para los analistas, sin embargo, una sentencia condenatoria causaría un terremoto político y la posible caída del gobierno de coalición de Enrico Letta, sostenido por el Partido del Pueblo de la Libertad (PDL, derecha) de Berlusconi, por el centroizquerdista Partido Democrático y por la centrista Lista Cívica.

Según los expertos, la supervivencia del Ejecutivo formado apenas en abril pasado quedaría en entredicho porque el líder de una de las fuerzas que lo sostienen se convertiría en un condenado en vía definitiva.

Parlmentarios del PDL han amenazado con renunciar en masa, lo que supondría el fin del gobierno, que ya no tendría los votos suficientes para subsistir.

Berlusconi no se ha presentado ante la Corte Suprema y de acuerdo con los medios estaba atrincherado en el Palacio Grazioli, su residencia en el centro de la capital italiana, al lado de sus hijos, de su novia oficial, Francesca Pascale, de 28 años y algunos asistentes.

NOTIMEX