4 de septiembre de 2013 / 02:31 p.m.

Tras el receso estival, Cameron abrió la primera sesión de preguntas y respuestas al primer ministro en la Cámara de los Comunes con una felicitación a los duques de Cambridge por el nacimiento el 22 de julio de su primer hijo, el príncipe Jorge, tercero en la línea de sucesión al trono británico.

La sesión estuvo dominada por el conflicto de Siria y tuvo momentos agrios por el desencuentro entre los conservadores, en el poder, y los laboristas, en la oposición, cuyo voto en contra el 29 de agosto provocó el inesperado rechazo de los Comunes a un ataque al país árabe.

""Lo que se rechazó fueron las prisas por ir a la guerra"" y no huir de las responsabilidades, alegó hoy el líder laborista, Ed Miliband, mientras el "premier" tory dijo que "lamenta" ese voto y acusó al político opositor de "dividir a la Cámara".

Cameron insistió hoy en que el Reino Unido, excluida la opción militar, seguirá utilizando su "músculo diplomático" para luchar contra las supuestas armas químicas del régimen de Bachar al Asad y a favor de una solución pacífica al actual conflicto humanitario.

""Por supuesto que queremos que se celebren negociaciones de paz, que se celebre Ginebra II, pero no podemos quererlo más que los propios implicados en el sangriento conflicto de Siria"", apuntó el líder conservador.

Según Cameron, ""tenemos que utilizar todo lo que tenemos en nuestro poder, como nuestras redes diplomáticas, la influencia en otros países, el hecho de ser miembros de foros como el G8, el G20, la ONU, la OTAN, tenemos que utilizar toda nuestra influencia"".

Además, el primer ministro británico reiteró, como hizo ya nada más conocer el voto del jueves, que el Reino Unido ""no puede participar y no participará"" en un ataque al régimen de Al Asad.

Pero, en su opinión, el mundo debe dar "una respuesta muy fuerte" al supuesto uso de armas químicas en Siria.

Por estrecho margen (285-272), la Cámara de los Comunes rechazó el 29 de agosto la posibilidad de que el Reino Unido se implique en una intervención militar en Siria como respuesta a las supuestas armas químicas del régimen de Al Asad.

EFE