ABELARDO LUZANÍA | @ABELARDOLUZANIA
9 de agosto de 2016 / 11:01 a.m.

CIUDAD DE MÉXICO.- Ben-Hur es una historia de reconciliación.

Más allá de las enormes producciones que actualmente acaparan la taquilla con superhéroes, la clásica historia de Ben-Hur entregará al público un ejemplo de amor y perdón.

"Es una historia que va más allá de superhéroes, tampoco es una película sobre un chico bueno y el otro malo. Es una historia de paz, de redención y de perdón", respondió Toby Kebbell, quien interpreta al traidor hermano Mesala.

Conscientes del compromiso adquirido al retomar una cinta que hizo historia en 1959, no sólo por su éxito sino por la grandeza de su rodaje, el elenco y productora están seguros de que una nueva generación sabrá apreciar este ejemplo de esperanza.

"Una historia de perdón y reconciliación es necesaria en el mundo en el que vivimos. Una película como esta es necesaria para las nuevas generaciones ", agrego Roma Downey, productora.

En Ben-Hur, la historia de Juda y Mesala transcurre a la par del pasaje bíblico de Jesús, figura que les muestra la otra cara del odio y del coraje.

"La presencia de Jesús significa todo en la cinta. Lo mostramos como un ser humano más accesible, más cercano. Su ejemplo de perdón y de amor es lo que va alimentando la historia de estos dos hermanos llenos de odio", explicó Rodrigo Santoro, quien da vida a este personaje.

Posterior a la concurrida rueda de prensa realizada esta mañana, el elenco desfilará por la alfombra roja de la premiere mundial de Ben-Hur en el Teatro Metropólitan, en donde se espera la presencia de Morgan Freeman.

BenHur